Resumen Sociología Tezanos I

TEMA 1: INTRODUCCIÓN GENERAL. ¿QUÉ ES LA SOCIOLOGÍA?

 

La sociología se ha convertido en una de las ciencias más populares en nuestros días. Pero es curioso el desconocimiento que la mayoría de nuestra sociedad tiene entorno a lo que es la sociología. Si estás en un grupo de amigos y sale el tema… y qué vas a estudiar? Uno responde voy a ser arquitecto, y todos pensamos, claro, va a hacer casas, otro dice medicina… y piensas va a salvar vidas, pero ahora dices tú, yo voy a estudiar sociología! Entonces es cuando todo el mundo se queda con la cara rara pensando y ¿eso qué es? ¿Para qué sirve? ¿Y vosotros que responderíais? A ver, para vosotros, ¿QUÉ ES LA SOCIOLOGÍA?

 

1.- ¿QUÉ ES LA SOCIOLOGÍA? LOS PROBLEMAS DE DEFINICIÓN DE LA SOCIOLOGÍA.

Fuera del círculo de los especialistas no hay ideas claras y precisas sobre qué es la Sociología. Pero en ocasiones si se conoce lo que se espera de un sociólogo.

¿Y, qué se espera de los sociólogos? De los sociólogos se espera que hagan pronósticos de lo que va a ocurrir en la sociedad, o que diagnostiquen problemas sociales, que propongan soluciones a aquello que esté causando malestar en la sociedad… Todo esto nos lleva  a la conclusión de que la Sociología es una disciplina que ha de ser explicada.

Por ello, es importante que los alumnos de esta disciplina tengan claro ¿qué es la Sociología? ¿Cómo empezó? ¿Dónde? ¿Cuándo? Y ¿Por qué? Sin embargo, responder a estas preguntas no es fácil. La Sociología es una ciencia muy reciente, y sus orígenes se remontan a pensadores como Augusto Comte, Emilio Durkheim y Max Weber (siglo XIX y principios del XX).

La sociología se ocupa de lo social, de los fenómenos sociales, de las realidades sociales.

¿Cuál es la figura del sociólogo? Es un científico que estudia los hechos sociales de acuerdo a los procedimientos del método científico, con objetividad, con rigor y con seriedad.

Podríamos concluir esta breve exposición diciendo que SOCIOLOGÍA, EN UN SENTIDO GENERAL Y BÁSICO, ES EL RESULTADO DE APLICAR LOS PROCEDIMIENTOS PROPIOS DEL MÉTODO CIENTÍFICO AL ESTUDIO DE LOS FENÓMENOS SOCIALES; es decir, los sociólogos aplican un conjunto de teorías y técnicas de investigación para estudiar, explicar, e intentar predecir las relaciones sociales y los procesos de interacción que tienen lugar en el ámbito de las estructuras sociales.

 

2.- IMÁGENES ACTUALES SOBRE EL SOCIÓLOGO Y LA SOCIOLOGÍA.

En nuestro tiempo la imagen que se tiene sobre el sociólogo y la sociología suele reflejar un conjunto de opiniones y actitudes bastantes encontradas.

Una parte de los sociólogos tienen una visión de la sociedad como una realidad sometida a continuos procesos de conflictos y de cambios, esto sería una visión más profética. Por el contrario, otros sociólogos, consideran a la sociedad como una realidad primordialmente estática, en la que el acuerdo y el consenso suele prevalecer sobre el conflicto y el disenso, y en la que la exaltación de su carácter estático puede llegar a operar como una verdadera justificación del statu quo u orden establecido, se trata de una versión sacerdotal.

Ambas visiones tienen un tronco en común con algunas visiones un tanto ingenuas que caracterizaban los primeros pasos de la Sociología guiados por Augusto Comte (1798 – 1857), quien creía que la Sociología estaba llamada a ser una especie de nueva religión de la nueva era industrial. Pero desde entonces hasta nuestros días, ha cambiado bastante la imagen de esta disciplina.

 

3.- ELEMENTOS PARA LA COMPRENSIÓN DE LA SOCIOLOGÍA COMO DISCIPLINA CIÉNTIFICA.

El problema de la explicación de la Sociología no sólo estriba en lo que hemos visto hasta ahora, sino que a veces ese oscurecimiento sobre la materia también es infundado por la propia reflexión teórica que hacen los sociólogos.

Se dice que es una ciencia que ha entrado en crisis, que los sociólogos ocultan su ignorancia sobre los hechos sociales recurriendo a la mera “cuantitofrenia” (el afán por medir todo y expresarlo en porcentajes), o que usan una jerga semiespecializada y pseudo-cinetífica alejada de las posibilidades de comprensión de los ciudadanos.

Algunos intérpretes han visto a la Sociología como una ciencia al servicio de la dominación de los poderosos y del mantenimiento del statu quo, mientras que otros la catalogan como un instrumento óptimo de emancipación y de cambio revolucionario del orden establecido.

Los problemas de la Sociología son los mismos de cualquier ciencia joven, que aún no se ha desarrollado ni asentado suficientemente. Y de igual manera en otras ciencias se hace también uso de la cuantitofrenia o la jerga, y no por ello vamos a dudar de todas las ramas científicas.

Pero lo que si es cierto, es que entre los propios sociólogos existe una importante diversidad de percepciones de la misma naturaleza y el propio papel que la Sociología puede llegar a cumplir. Por ello, tal vez sería interesante hablar de las “distintas Sociologías” (diferente concepto, método y práctica de esa disciplina).

Por eso deberíamos de dar la razón a SMELSER: Uno de los principales rasgos de la Sociología es la cantidad de escuelas que se yuxtaponen y a veces luchan entre si. Por lo que existe un gran desacuerdo entre los Sociólogos sobre los problemas fundamentales, los conceptos, las teorías y los métodos de investigación.

Desde Comte hasta nuestros días han sido numerosas las definiciones propuestas sobre Sociología y ninguna de ellas ha alcanzado un grado de aceptación y acuerdo unánime. Pero esto no es lo importante de una ciencia, lo importante es la capacidad para ofrecer resultados concretos y prácticos. De ahí que en nuestros días las definiciones hayan pasado a un plano secundario.

Para la sociología actual, cada vez están más lejos los tiempos de los padres fundadores de la disciplina que pensaban que “los sociólogos a quienes se podían tomar verdaderamente en serio, mantenían la tesis de que la única tarea de la Sociología era la definición del concepto de sociedad”. Esto lo refleja  MAX WEBER en su obra “La Sociología de Simmel” (1864 – 1820). De igual manera se encuentra alejada la idea de la dinámica evolutiva de las sociedades como hilo conductor de la Sociología, postulado por SPENCER (1820 – 1903) y diversos evolucionistas.

Ahora lo que anima las discusiones sociológicas es el debate metodológico. Los grandes puntos de referencia del debate metodológico; la prevalencia del empirismo frente a la centralidad de la teoría, los defensores del carácter monoparadigmático de las ciencias, frente a los que señalan el carácter poliparadigmático de la Sociología, etc.

Este abandono de la obsesión por conseguir una definición, una gran teoría sociológica que explicase todo, ha dado lugar a una atención creciente por los problemas y cuestiones sociales concretas e inmediatas, que en ocasiones se sitúa al borde de esta disciplina.

La complejidad actual de la Sociología y la persistencia de los debates metodológicos ha dado lugar a que algunos sociólogos vivan el momento presente con cierta conciencia de crisis. Toda esta preocupación ha llevado a que, para algunos sociólogos, la Sociología se haya convertido en el propio objeto de estudio de la Sociología.

En definitiva, una intelección precisa sobre lo que realmente es la Sociología, es posible a partir de la comprensión y explicación de su propia génesis en toda su complejidad.

 

4.- LA EXPLICACIÓN SOCIOLÓGICA

La crisis de la Sociología está en la eventual incapacidad de esta disciplina y de algunos profesionales, para lograr su adecuada comprensión y aceptación social, o lo que es lo mismo, para demostrar su utilidad.

En definitiva, proporcionar una definición de la Sociología, debe considerarse como un proceso explicativo que dé cuenta de su razón de ser contextual (contexto histórico en que se produjo su aparición) y sustantiva (su contenido y su finalidad). Se trata de lograr una explicación social de esta disciplina.

¿Cuándo aparece la Sociología? Prácticamente en nuestro tiempo histórico, la era industrial, y precisamente al hilo del surgimiento y desarrollo de la sociedad industrial.

¿Por qué aparece la Sociología? Porque se han alcanzado las condiciones de madurez adecuadas en las circunstancias que pueden conducir a su desarrollo: una gran sensibilidad y atención a lo social y unas condiciones intelectuales adecuadas.

¿Cómo surge la Sociología? Por un proceso secuencial de evolución de los saberes sociales. Primer hito: la autonomía de la Ciencia Política de la Religión y la Moral (Maquiavelo), 2ª hito: aparición y desarrollo Ciencia Económica (requisito de la sociedad industrial) y 3º: surge la sociología para dar respuesta a todos los cambios que estaban ocurriendo con la sociedad industrial.

¿Para qué surgió la sociología? A corto plazo para enfrentarse a la problemática social que acabamos de mencionar y a medio y largo plazo para intentar construir una ciencia específica de la sociedad.

¿Con qué orientación surgió la Sociología? Con una orientación basada en los supuestos y planteamientos propios del método científico.

Para dar una clara explicación de Sociología, resulta necesario:

  1. Partir de un estudio y profundización de las relaciones hombre – sociedad. Es decir, hay que precisar el papel que juega lo social en la evolución del hombre, en la configuración de su personalidad, etc.
  2. Comprender cuáles son los rasgos y características del periodo histórico en que aparece la Sociología, y esto desde una doble perspectiva: La de los cambios sociales que se producen en este periodo y la de las nuevas mentalidades que se difunden en esta época (forma en que el hombre orienta su actividad intelectual para ir dando respuesta a los interrogantes que surgen por las nuevas circunstancias históricas y sociales que vive).
  3. Es necesaria una explicación cabal sobre qué es y qué supone la Ciencia Moderna.

A partir de estas referencias podemos decir que, la Sociología puede ser entendida como el resultado de aplicar, en un determinado contexto histórico, los procedimientos de conocimiento propios del método científico al estudio de los fenómenos sociales. Pero lo que la Sociología necesita no es ser definida, sino ser explicada.

La Sociología forma parte de un conjunto más amplio de ciencias sociales junto con la Antropología, la Economía… y se ocupa de un campo de realidades humanas del que también se ocupan otras ciencias como la Psicología. Sin embargo, la Sociología tiene un campo temático específico (lo social) y unos enfoques metodológicos muy particulares.

Tal y como han señalado EISENSTADT y CURELARU, el desenvolvimiento de un enfoque sociológico implico:

  • El desarrollo de una problemática específica, diferenciada de aquella que era propia de las orientaciones filosóficas, ideológicas o reformistas.
  • El desarrollo de las grandes teorías sociológicas y paradigmas interpretativos y analíticos del orden social.
  • El desarrollo de específicas cuestiones o problemas sobre aspectos concretos de la vida social, la organización o la conducta, que pudieran ser conectados con la presentación paradigmática de los problemas del orden social.
  • La conexión de estas orientaciones con perspectivas de investigación científica y con conceptos analíticos particulares.

En definitiva y como segunda parte de nuestra definición podemos decir que, una comprensión explicativa de la Sociología exige hacer referencia a la misma forma interna en la que el pensamiento social ha evolucionado hacia una comprensión e interpretación de una problemática social específica.

 

 

 

TEMA 2.- HOMBRE Y SOCIEDAD

 

 

Hombre y sociedad van siempre unidos, son inseparables, ya que ninguno de estos términos, pueden ser comprendidos o explicados independientemente. El hombre no se pueden entender sin la sociedad, y la sociedad no puede ser entendida sin el hombre.

 

Una correcta comprensión de la naturaleza de lo social nos ayudará a entender mejor el foco de atención de la Sociología y el papel que lo social ha desempeñado en la evolución de los seres humanos y en su realidad actual.

 

 

1.- NATURALEZA DE LO SOCIAL(IMPORTANTE)

 

El hombre es un ser social, siempre ha vivido en sociedad como un hecho natural. A esto no le damos importancia hasta que algo falla, es entonces cuando entendemos su carácter fundamental.

¿Es posible un hombre fuera de la sociedad? ¿Qué creéis? Biológicamente sabemos que no es posible, ya que todo hombre, antes de su nacimiento, está condicionado por diversas costumbres y modos de organización social (formas de relación, emparejamiento, matrimonio, etc). Un niño, en las sociedades actuales, antes de nacer ya ha pasado por el filtro social de numerosos usos y costumbres, por instituciones sociales, jurídicas, médicas…

Una vez que nace, ¿qué sería de ese niño sin la sociedad? ¿Podría vivir normalmente? ¿Desarrollaría una personalidad humana? El ejemplo y la respuesta la tenemos en la película “El niño salvaje” (historia de niño criado con lobos). En la película se ven las dificultades de ese crío para lograr una socialización tardía.

Esta historia nos sirve para comprender la importancia que tiene el aprendizaje de costumbres, los modos de relacionarse, de comportarse y de comunicarse para todo ser humano desde los primeros meses de vida. Todo esto forma un conjunto de pautas y patrones de conducta social, sin los cuales los seres humanos se podrían ver reducidos a una condición diferente a la que entendemos como humana.

Paradójicamente, ha sido recientemente cuando se le ha prestado una mayor atención al análisis de lo social. De hecho, esta es una de las razones por la que la Sociología no se empieza a desarrollar hasta el siglo XIX. Tanto es así que, ni los padres fundadores de la Sociología se dedicaron a la tarea de aclarar y definir lo que constituye la realidad de lo social.

Para comprender esta laguna habría que acudir a explicaciones elementales. Por ejemplo: – Que esta reflexión sea tardía por su carácter básico e inmediato. Ejemplo Ralph Linton (habitantes profundidad del mar, accidente).

Otra reflexión tardía fue la que se hizo sobre los grupos primarios, a partir de los cuales se estructura gran parte de la propia realidad social (de los microscópico a lo macroscópico). Ejemplo: La familia. Todos los individuos estamos entrelazados en una red de grupos primarios identificables con distintos hábitos de la vida social.

A raíz de todo esto, ¿cómo podemos explicar cual es la naturaleza de lo social? ¿Qué papel juega lo social como elemento de referencia básico en la delimitación del propio campo de estudio de la Sociología?

Lo social constituye el central aspecto de estudio de la Sociología. Como ha señalado NISBET, los problemas de la Sociología son los que se refieren a la natura del vínculo social.

THEODORE ABEL, se referirá a lo social como el misterio que la Sociología pretende desvelar.

La indagación por lo social podemos abordarla de diferentes maneras:

–          Estática social (o de la estructura social): descripción y análisis de los componentes estructurales y formales de la sociedad.

–          Dinámica social (o cambio social): investigación sobre la lógica de los cambios y las transformaciones de estas estructuras.

–          O como aporta NISBET, a través de los elementos que componen lo social: la interacción social, los agregados sociales, las normas sociales, etc.

 

 

2.- EL PAPEL DE LO SOCIAL EN EL DESARROLLO HUMANO (IMPORTANTE)

 

La consideración de la dimensión social del hombre no se limita a que el hombre es un ser que vive en sociedad, sino que el papel principal es averiguar el papel que juega esta dimensión social en la naturaleza humana en su conjunto. El hombre no es el único ser social existente.

Como ha subrayado KINGSLEY DAVIS, uno de los grandes pasos de la evolución fue el surgimiento de formas societales. Estos pasos en algunas especies se ha dado y en otras no.

¿Cómo y por qué surgieron las agrupaciones sociales en la historia de la evolución de las especies? Podemos decir que la evolución dibuja una línea de creciente complejización de los sistemas, con un paso de lo simple a lo complejo, de lo único a lo plural… tanto por la vía de desarrollo interno, como por la vía de agregación (unión en conjuntos más amplios y complejos)

¿Qué papel específico cumplen las formas sociales de agregación? Un papel adaptador. Los seres vivos se agrupan para encontrar respuestas y soluciones a problemas con los que no es posible enfrentarse eficazmente de manera individual o aislada. Por ello podemos decir que, las formas de organización social son una manera de adaptación por medio de las cuales ciertos tipos de organismos aumentan sus posibilidades de vivir y multiplicarse.

Es muy importante ver la capacidad de adaptación en la historia de la evolución de las especies. Sólo un 1% que son las que se han adaptado son las que han conseguido sobrevivir.

Algunas especies han logrado esta adaptación por su sociabilidad. Y más aún, algunas especies como es el caso de la nuestra, han podido desarrollarse, e incluso orientar su propia evolución a partir de su condición social, de forma que esta condición ha llegado a convertirse en elemento decisivo para la supervivencia y para la conformación como especie.

PERINAT ha señalado que, a medida que ascendemos en la línea evolutiva y nos acercamos al hombre, los elementos de los que se constituye la sociabilidad van adquiriendo una preponderancia decisiva. La sociabilidad contemplada desde este ángulo, es uno de los artificios de adaptación biológica que se han decantado a través del largo itinerario de la evolución de las especies.

La interrelación entre los factores biológicos y culturales en el proceso adaptativo de la evolución humana está siendo objeto de una atención cada vez más preferente. (Perspectiva coevolucionaria para explicar como la biología humana y la cultura son generalmente adaptativas en el mismo sentido).

Uno de los principales mentores de la Sociobiología, EDWARD WILSON, insiste en señalar que el parentesco juega un papel importante en la estructura del grupo y probablemente sirvió en un principio de principal fuerza generadora de la sociedad.

HAMILTON ha utilizado el coeficiente de parentesco, como la fracción de genes mantenida por descendencia común, para referirse a la aptitud inclusiva que está en la base de los comportamientos altruistas.

Estas perspectivas analíticas pueden conducir a una interpretación puramente biológica de lo social, lo que ha generado una reacción polémica.

Lo cierto es que, las interrelaciones y dependencias mutuas entre los procesos biológicos y culturales de la evolución han sido objeto de atención preferente desde muy variadas perspectivas.

Autores como SCHWARTZ y EWALD concluirán aportando que, la cultura deberá ser vista como un factor de la evolución biológica del hombre, no pudiendo entenderse su papel causal sin tomar en consideración los principios genéticos.

Varios estudiosos también han resaltado que, los factores culturales han desempeñado un importante papel en la evolución física de la humanidad, en u complejo de influencias mutuas. La cultura, ha influido de manera muy importante, en la evolución no sólo de las formas de comportamiento humano, sino también en los rasgos físicos del hombre.

En definitiva, lo importante de este epígrafe es reconocer la importancia decisiva de las interrelaciones entre el hecho biológico y el hecho social.

 

 

3.- LA CONCEPCIÓN DEL HOMBRE COMO SER SOCIAL (MUY IMPORTANTE)

 

En este punto veremos como se ha desarrollado históricamente la propia concepción del hombre como ser social.

Empezaremos analizando la aportación de ARISTÓTELES.

Durante mucho tiempo se ha venido considerando que la base de esta concepción del hombre, como ser básicamente social, estaba en la famosa definición aristotélica del hombre como animal político por naturaleza. Aristóteles dirá que, el hombre es un ser naturalmente sociable, y el que vive fuera de la sociedad por organización y no por efecto del azar es ciertamente o un ser degradado o un ser superior a la especie humana.

Lo importante de la aportación de Aristóteles, es que la polis ya aparece como el paradigma de sociedad. La polis es un sistema de vida, de organización social y de transmisión de saberes y conocimientos. Por lo que en esta definición aristotélica es importante la dimensión cultural en la consideración social del hombre.

Sin embargo habrá que dar una visión más amplia de la realidad humana que esta aportada, para ello nos detenemos en DARWIN y su teoría de la evolución.

En esta teoría hay 2 ideas fundamentales para comprender mejor ciertas dimensiones de la dinámica humana y del papel social:

–          La idea del equilibrio ser vivo-naturaleza

–          La idea de que el proceso de evolución se ha producido en virtud de una dinámica de constantes adaptaciones y desadaptaciones, de forma que continuamente de un mismo tronco de evolución una especie desadaptada acaba desapareciendo, mientras que la otra especie adaptada permite avanzar en el hilo de la evolución.

La cuestión de cuáles son los factores que dan lugar a la dinámica de la evolución ha sido objeto de un vivo debate.

En esta perspectiva de la evolución general de las especies, ¿cómo podemos situar la aparición del hombre en tan complejo proceso?

El hombre puede ser considerado como fruto de un doble proceso de evolución biológica y de evolución social. Por ello los científicos hablan de un proceso de coevolución que tiene su arranque en un proceso evolutivo de las especies.

Este proceso de evolución biológica y social, se sitúa en un contexto temporal muy dilatado, en el que es muy difícil precisar distintas fases y etapas.

Nuestra especie, nuestra sociedad y nuestra cultura son el resultado de un largo y complejo proceso evolutivo, cuyos primeros pasos se sitúan en los mismos orígenes de la vida en este planeta, hace 3.500 millones de años.

Pero ¿por qué ha podido sobrevivir el hombre? Los homínidos supieron hacerse fuertes y supieron sobrevivir en virtud de su carácter social. Agrupándose y coordinándose fueron capaces de desplegar formas cada vez más complejas y perfectas de organización social y sobre todo fueron desarrollando y transmitiendo una cultura. Esta cultura y las formas de organización social fueron evolucionando a lo largo del tiempo. Cultura y Sociedad son las claves que nos permiten comprender no sólo la adaptación del ser humano a la naturaleza, sino la misma naturaleza de éste, hasta un punto que el hombre, tal y como es en la actualidad, sólo puede ser concebido como producto de su sociedad y de su cultura.

En una amplia perspectiva histórica, como ha señalado LINTON, hace mucho que nuestra especie alcanzó aquel punto en el que los grupos organizados, y no sus miembros aislados, llegaron a ser las unidades funcionales en la lucha por la existencia. En este sentido es en el que puede decirse que lo social en el hombre forma parte indisoluble de su propio proceso de adaptación. Por ello, la cultura en sentido sociológico es para el hombre una especie de ambiente artificial creado por el mismo, que se ha ido enriqueciendo con el paso del tiempo, con los procesos de socialización y aprendizaje.

El proceso de hominización, es por el cual el hombre se hace. Los seres humanos llegamos a ser lo que somos a través de la sociedad y la cultura. El concepto de cultura es inseparable del concepto de sociedad. Una sociedad es un agregado organizado de individuos y la cultura es la forma en la que se comportan, su modo de vida.

Concluir diciendo que lo social constituye parte de lo que es ser hombre. Sin sociedad el hombre no existiría.

 

 

 

 

4.- LA CAPACIDAD ADAPTATIVA DE LO SOCIAL

 

Lo social ha desempeñado en el proceso de evolución de la especie humana un papel adaptativo más relevante que en otras especies grupales, debido a su carácter dinámico y a su mayor complejidad.

El proceso de afianzamiento del homo sapiens y la desaparición de otros primates se puede explicar por la concurrencia de unos factores en los que las variables sociológicas acabaron siendo fundamentales.

Mientras algunos grupos de homínidos evolucionados fueron capaces de dar el paso a formas de organización societales más complejas (tribu, aldea), otros permanecieron en pautas societarias más cerradas, limitadas al marco de culturas que no pudieron enriquecerse ni evolucionar al mismo nivel que las anteriores. Esto ocasionó que ante circunstancias más difíciles estas desaparecieran, mientras que las otras más complejas fueron capaces de adaptarse y seguir evolucionando.

Los homo sapiens lograron sobrevivir porque tenían más y mejor sociedad, y esto lo logró en un proceso largo y complejo que muestra la relevancia de lo social y la necesidad de considerar las variables sociológicas en todo su valor.

Este valor adaptativo de lo social ha de valorarse en sociedades como las actuales, en las que una eventual crisis puede acabar produciendo efectos desadaptativos negativos.

La sociedad es una parte muy importante de nuestro ambiente.

 

 

5.- RASGOS CARACTERÍSTICOS DE LO HUMANO

 

Debemos comenzar haciéndonos una pregunta, ¿hasta que punto lo social, puede considerarse como una condición suficiente para explicar el desarrollo humano?

Existen otras especies con formas de organización colectiva como es el caso de las hormigas. Por ello debemos de entender que la naturaleza de lo humano es algo que se completa con otras cualidades añadidas que dan lugar al proceso de hominización. Así la capacidad del lenguaje, de aprendizaje, del trabajo humano, artística… son algunas maneras con las que se puede mostrar una imagen global de la totalidad de las cualidades humanas.

Todo esto da lugar a que la cultura y la sociedad humana presenten unas características diferentes a las de otras especies. Lo que diferencia al hombre ante todo es su libertad, su voluntad para cooperar y actuar solidariamente…

Para entender todo esto vemos el ejemplo y comparativa entre las sociedades actuales y algunas sociedades humanas muy primitivas (léase pag. 62 – 64)

Las sociedades humanas han ido evolucionando a lo largo de los años, acumulando experiencias y conocimientos prácticos, dando respuesta a los retos de adaptación al medio… así hasta llegar a las complejas sociedades de nuestros días.

Sin embargo, lo social no basta para definir al hombre. El hombre es un ser social que también tiene otras cualidades importantes como su capacidad creativa. En la conjunción de la mano y el cerebro humano está la evolución de nuestra especie. Estas cualidades se completan con la cultura, como deposito común de conocimientos y la sociedad como ámbito para la realización de tareas y actividades grupales.

En esta dinámica de adaptación a la naturaleza el hombre ha ido progresando y se ha ido remodelando a sí mismo, como especie social, en un largo proceso evolutivo de desarrollo cultural.

Esta concepción sobre el proceso evolutivo del hombre ha sido desarrollada por Carlos Marx en su teoría sobre la productividad, del hombre como ser de praxis (dotado para un trabajo inteligente, libre y creativo).

Algunos autores añaden a las cualidades humanas el lenguaje verbal como forma de comunicación.

Casi no existe ningún caso en el que un ser vivo esté solo. (MEAD: No existe ningún organismo en el que un ser pueda existir o mantenerse aislado de los demás. Todos los organismos vivos están ligados en un complejo de interacciones sociales del cual depende su existencia continuada).

La conformación de lo social de los hombres ha influido en su propia evolución como especie y se ha convertido en un requisito básico para su supervivencia. En definitiva, podemos decir que la cultura es la que ha conformado y conforma la personalidad humana y la que ha permitido su supervivencia y desarrollo, en cuanto a mecanismo útil de adaptación al medio.

 

 

 

 

TEMA 3.- LOS ORÍGENES DE LA SOCIOLOGÍA

 

 

Como ya hemos visto en clases anteriores, lo social es una dimensión fundamental del hombre, no se puede concebir al hombre sin su sociedad. El hombre fuera de la sociedad, sin cultura, sin ser socializado, sería un ser totalmente diferente a lo que hoy entendemos como hombre. Esa es la condición humana, nuestro carácter de seres sociales.

 

1.- EL CONTEXTO SOCIAL DE LA SOCIOLOGÍA (Muy, muy importante)

 

Tras ARISTÓTELES, las reflexiones sobre el carácter SOCIAL del hombre prácticamente se perdieron a lo largo de siglos.

Hasta el S.XVIII, se vivió en comunidades bastantes estables, digamos que todo era prácticamente igual generación tras generación. Se vivía en un mundo estático, guiado por los ritmos de la NATURALEZA y sometido, generación tras generación, al poder de la IGLESIA y la CORONA.

Pero ese mundo empezó a resquebrajarse en el S.XVIII por el impulso de PROCESOS DE CAMBIO que abrieron el camino a una ciencia específica de la SOCIEDAD.

Aparecieron nuevos enfoques políticos, nuevas ideologías, surgió la ciencia moderna y bajo su influencia se desarrollaron una serie de ciencias sociales. Entre ellas se encontraba la Sociología.

Los primeros signos que indicaban el nacimiento de una nueva época vinieron de la mano de los cambios de las ideas, de la apertura hacia nuevas concepciones sobre el hombre, la naturaleza y el estado. Fueron los tiempos del Renacimiento, de la Ilustración…

La apertura a nuevas ideas fue acompañada de importantes cambios políticos, con MAQUIAVELO y el surgimiento del estado moderno apareció una nueva forma de entender la política que hasta entonces había estado dominada por la Iglesia Católica. LA política sería entendida como un saber específico y autónomo.

 

La Revolución Liberal Inglesa y la Revolución Francesa hicieron posible que el S.XIX se iniciara bajo el signo de una NUEVA ERA: la de la razón, los derechos humanos y el pensamiento científico y secular.

A los cambios políticos y a los de las ideas, le sucederán los cambios económicos. La Economía surge como una ciencia, que trata de explicar mediante unos conocimientos, nuevas formas de organización y la aplicación de nuevas técnicas, que se podía obtener más que los frutos de la tierra o las manufacturas tradicionales. Aparecen los conceptos de capital y salario, que transforman las relaciones de producción.

La REVOLUCIÓN INDUSTRIAL condujo al inicio de un nuevo ciclo histórico, que dio lugar a una transformación radical del orden social.

Millones de personas se trasladaron del campo a los núcleos urbanos y las nuevas fábricas crecieron. Los nuevos obreros se instalaron en los barrios proletarios con penosas condiciones de vida y laborales.

La “CUESTIÓN SOCIAL” se convirtió en FOCO PRIORITARIO de todo el pensamiento SOCIAL. Algo fallaba en aquel nuevo contexto social, faltaba un contexto social estable. Fue por ello, por lo que los pensadores volvieron su atención al estudio de lo social.

Es en este clima en el que surgió la SOCIOLOGÍA, en 1.839 COMTE propuso calificar a la nueva ciencia como SOCIOLOGÍA, su propuesta tardó en ser aceptada y la SOCIOLOGÍA como ciencia se desarrolló lentamente. Surgió en el curso de una especialización progresiva de los saberes, en sociedades cada vez más complejas.

Primero surgió la Política con el desarrollo del estado moderno y el surgimiento de las nuevas clases burguesas. Después le siguió la Economía y por último la Sociología, para intentar llegar al núcleo de las relaciones sociales.

El nacimiento de la Sociología fue estimulado por el impacto de los problemas sociales derivados de la REVOLUCIÓN INDUSTRIAL. La “cuestión social” y la conciencia vivida de los cambios sociales pusieron el problema de la SOCIEDAD en el punto de mira.

Había que preocuparse de la ESTRUCTURACIÓN y DESESTRUCTURACIÓN de la SOCIEDAD con un espíritu secular y científico propio de la nueva época, sin prejuicios, con objetividad, con rigor y con método.

Al ser LO SOCIAL parte constitutiva esencial del SER HUMANO, no es de extrañar que incidencias y alteraciones bruscas en la ESTRUCTURA SOCIAL afecten a los HOMBRES.

El período histórico en que se produjo la transición de la SOCIEDAD ESTAMENTAL a la INDUSTRIAL CAPITALISTA fue uno de los períodos de más grandes CAMBIOS en la historia de la humanidad.

Los viejos sistemas sociales de relación directa, la familia, el gremio, la aldea, se quebraron y millones de hombres quedaron situados ante nuevas formas de experiencia social e incluso en una tesitura de falta de arraigo y de vacío social.

 

 

2.- LA ACUÑACIÓN DE UN NUEVO CONCEPTO. ¿CÓMO SURGIÓ LA SOCIOLOGÍA? (Importante)

 

Tras utilizar la expresión física social, COMTE fue el primero en utilizar el término de SOCIOLOGÍA.

En sus inicios, la aceptación de la SOCIOLOGÍA fue muy limitada al identificar los primeros pasos de esta disciplina con las concepciones COMTIANAS, con un fuerte componente proyectivo en su obra (que se pretendía presentar como un nuevo tipo de RELIGIÓN) y un esfuerzo por explicar “POSITIVA Y CIENTÍFICAMENTE” el camino hacia la UTOPÍA de la “SOCIEDAD ORGANIZADA”.

La justificación del término, recurriendo a la DOBLE genealogía, LATINA (SOCIUS) y GRIEGA (LOGOS), se explicaba como recordatorio de las “dos fuentes históricas de donde surge la CIVILIZACIÓN MODERNA”.

Esta EXPLICACIÓN ya revelaba los componentes implícitos en el proyecto inicial de esta nueva ciencia: pretensiones sintéticas y proyecto espiritual.

COMTE entendía en la SOCIOLOGÍA una vocación por la “REORGANIZACIÓN DE LA SOCIEDAD”. De este componente REORGANIZADOR estarán también imbuidos casi todos los padres fundadores de la nueva ciencia, tenían el deseo de reencontrar un papel para el hombre dentro de esos cambios ocasionados por la Revolución Industrial.

COMTE veía además que todo el proceso de cambio estaba inserto en una lógica según la cual el desarrollo de la humanidad se producía conforme a la “ley de las TRES ETAPAS”:

 

–       La TEOLÓGICA o FICTICIA, que explicaba los fenómenos de manera MÁGICO-RELIGIOSA.

–       La METAFÍSICA o ABSTRACTA, que los explicaba de forma FILOSÓFICO-ESPECULATIVA.

–       La CIENTÍFICA o POSITIVA, que lo hacía con procedimientos CIENTÍFICO-POSITIVOS. Comte creía que la física social, a medida que la humanidad se acercaba al tercer estadio,  vendría a mitigar las crisis debido a un desarrollo espontáneo no previsto.

Comte creía que las teorías sociales eran las últimas que pasarían del estadio teológico o metafísico al positivo, dado que éstas se ocupan de los fenómenos “más complicados, particulares y directos para el hombre y que más dependen de todos los demás”.

La SOCIOLOGÍA apareció prefigurada en COMTE no sólo como “CIENCIA DE LAS CIENCIAS” y culminación de todo el edificio científico, sino también como una especie de ciencia de los remedios, que da soluciones científicas a problemas sociales.

El desarrollo de la nueva ciencia fue más lento debido a los altos componentes ideológicos comtianos que contenía.

Para COMTE, el desarrollo de la SOCIOLOGÍA sólo era posible a partir del desarrollo de las otras CIENCIAS. Y esta convicción era la que le hacía situar en la pirámide del edificio científico a la SOCIOLOGÍA, lo que puede ser visto como una SUPERIORIDAD de la SOCIOLOGÍA pero también como una DEPENDENCIA de ésta respecto a las otras ciencias.

El carácter finalista que dio COMTE a la sociología y su presentación como una nueva religión. Provocaron unas expectativas desproporcionadas y un condicionamiento en su desarrollo y evolución.

Por todo ello, tras la muerte de Comte, la Sociología se vio abocada a un cierto “retraimiento utópico”.

 

 

3.- LOS COMPLEJOS TIEMPOS HISTÓRICOS DE LA SOCIOLOGÍA

 

El período de ILUSIÓN PROFÉTICA de los inicios de esta ciencia duró poco tiempo y ya a principios de este siglo los SOCIÓLOGOS se orientaron por otros derroteros.

FRANCO FERRAROTTI ha subrayado que en ese CAMBIO de derroteros la SOCIOLOGÍA: “se preocupa de garantizarse un OBJETO ESPECÍFICO que la diferencie de las otras ciencias y arriesga olvidar que el objeto de la SOCIOLOGÍA no es la SOCIOLOGÍA”.

La tendencia, de una parte de los SOCIÓLOGOS actuales, a cerrarse en CÍRCULOS INTERNOS de continuo AUTOANÁLISIS y la permanente obsesión por intentar clarificar esta disciplina, muestra como un cierto agrado por vivir en situaciones de CRISIS.

Pero, quizá, esta situación de CRISIS constituye el CONTEXTO necesario en la que la llamada “CIENCIA DE LA CRISIS” encuentra los estímulos para su REFLEXIÓN y DESARROLLO.

No hay que olvidar que fue en situaciones de PROFUNDAS CRISIS donde surgieron las REFLEXIONES TEÓRICAS que hicieron posible la aparición de la SOCIOLOGÍA.

La SOCIOLOGÍA surgió de la CRISIS y es en contextos de CRISIS donde mejor se DESARROLLA.

Actualmente aún se nota en la SOCIOLOGÍA el reflejo del FRACASO de los elementos PROFÉTICOS iniciales, que, además, han influido en los GRANDES TEÓRICOS de la disciplina, en el sentido de intentar REFUNDAR y REDESCUBRIR:

–       Los SUPUESTOS BÁSICOS,

–       Las ORIENTACIONES GENERALES de esta ciencia.

En su corta existencia, la SOCIOLOGÍA ha vivido un continuo AUTO-REVISARSE y REFUNDARSE en lo que algunos han llamado el SÍNDROME DE LA “NOVEDAD” de la SOCIOLOGÍA.

Esta manera de proceder implica una DESVIACIÓN respecto a lo que el MÉTODO CIENTÍFICO debería ser ya que al partir en numerosas ocasiones de CERO, el trabajo ACUMULATIVO, CONTINUADO y CRECIENTE que caracteriza el quehacer CIENTÍFICO no se ha producido.

Hay varias formas de COMPORTAMIENTO habitual de los SOCIÓLOGOS que llaman la atención desde la perspectiva de otras ciencias:

–       La tendencia a “intentar formular GRANDES SÍSTESIS TEÓRICAS”.

–       La tendencia a dar “GRANDES EXPLICACIONES GLOBALES”.

–       El escaso SEGUIMIENTO de los trabajos SOCIOLÓGICOS en áreas TEMÁTICAS concretas.

–       El considerar vigentes los textos de los PADRES FUNDADORES.

–       La tendencia de los SOCIÓLOGOS a ser POLIVALENTES y ESPECIALISTAS en todas las ÁREAS TEMÁTICAS.

Esta forma de proceder ha provocado que apenas se haya desarrollado de formas distintas la TEORÍA SOCIOLÓGICA y la HISTORIA DE LA SOCIOLOGÍA.

MELTON señala que: “la CONFUSIÓN entre la TEORÍA SOCIOLÓGICA y su HISTORIA debía haberse disipado hace mucho tiempo reconociendo sus diferentes FUNCIONES”.

Esa CONFUSIÓN produce un SOLAPAMIENTO de los PLANOS TEMPORALES y ANALÍTICOS que tiene sus consecuencias prácticas:

–       Dificultad, en la SOCIOLOGÍA, de establecer un PARADIGMA CIENTÍFICO.

–       Proporciona una apariencia de “VITALIDAD ASOMBROSA” a algunas TEORÍAS SOCIOLÓGICAS.

–       Proporciona una significativa INTEMPORALIDAD a la HISTORIA del PENSAMIENTO SOCIOLÓGICO.

J. SZACKI ha señalado a este respecto que:

“El hecho de que alguien estudie APORTACIONES PASADAS, no hace de él un HISTORIADOR, MARX, WEBER o MEAD, pueden estudiarse como si fueran CONTEMPORÁNEOS, en consecuencia, lo que se define como HISTORIA DE LA SOCIOLOGÍA resulta ser bastante HETEROGÉNEO”.

Por su parte, BOTTOMORE y NISBET han señalado que:

  • Lo que ocurre con las TEORÍAS SOCIOLÓGICAS es que nunca mueren del todo, sino que “entran EN COMA” y por lo tanto pueden ser “DESHIBERNADAS” en cualquier momento.

 

Esta forma de UTILIZACIÓN de las TEORÍAS SOCIOLÓGICAS ha sido explicada por las SINGULARIDADES que presenta la aplicación del MÉTODO CIENTÍFICO en este campo.

Tales SINGULARIDADES han llevado a:

–       Reivindicar el carácter INSPIRADOR y SUGERIDOR de las APORTACIONES de los CLÁSICOS.

–       Justificar la poca idoneidad de la SOCIOLOGÍA para lograr “RECOGER ACUMULATIVAMENTE” lo que puedan tener de valiosas las teorías de los CLÁSICOS.

A este respecto señala LEWIS A. COSER:

  • “Si la SOCIOLOGÍA fuera tan acumulativa como la FÍSICA, no sería tan necesario recurrir a los CLÁSICOS… pero tal tipo de ACUMULACIÓN aún no se ha producido e incluso es legítimo mantener DUDAS sobre la posibilidad de que en un futuro pueda producirse”.
  • “Así, el recurso a una variedad de ESQUEMAS TEÓRICOS, puede terminar convirtiéndose en una VIRTUD POSITIVA”.
  • “La ESTRATEGIA más productiva para el futuro parece ser la de un cierto ECLECTICISMO y el uso de una variedad de TEORÍAS de ALCANCE MEDIO… el recurso a los CLÁSICOS continuará siendo NECESARIO”.

Concluyendo, podemos decir que la tendencia al solapamiento de PLANOS TEMPORALES ha dificultado la realización de un trabajo CIENTÍFICO ACUMULATIVO y, a la vez, INNOVADOR.

El inadecuado tratamiento de los CONOCIMIENTOS  TEÓRICOS históricamente formulados y el insuficiente desarrollo de prácticas de TRABAJO ACUMULATIVO, forman parte de un mismo HAZ de supuestos en el que parecen atrapados un buen número de SOCIÓLOGOS, eso sí, simultáneamente:

–       Deseosos de encontrar NUEVAS BASES para el desarrollo de la disciplina.

–       Celosamente inclinados a PRESERVAR y “PRESENTAR” el CORPUS TEÓRICO como el mejor exponente de la entidad adquirida por la SOCIOLOGÍA.

La tendencia, de continuar obteniendo conocimientos provechosos a partir de los PADRES FUNDADORES, llevada al extremo, produce un fuerte sentido de defensa del TERRITORIO de la disciplina dentro de círculos CERRADOS que lleva al confundir el OBJETO DE INVESTIGACIÓN y el SUJETO INVESTIGADOR.

Pero el tema aún se complica más cuando un sector de la SOCIOLOGÍA actual todavía ocupa buena parte de su tiempo en DISPUTAS TERMINOLÓGICAS.

NISBET señala que:

  • “Algunos SOCIÓLOGOS llegan al extremo de afirmar que hasta que no hayamos DEPURADO y PULIDO nuestros CONCEPTOS no podremos llevar adelante nuestra auténtica misión que es el estudio del COMPORTAMIENTO SOCIAL”.

NISBET responde a “ese ERROR” con declaraciones de WOLFGANG KOHLER:

  • “Si GALILEO o NEWTON hubiesen sentido una gran preocupación ETIMOLÓGICA, en lugar de seguir adelante de un modo INGENUO y DESPREOCUPADO, como así hicieron, la FÍSICA nunca habría llegado a ser una CIENCIA”.

 

En definitiva, hay que reemplazar la atención a la SOCIOLOGÍA como PROBLEMA, por un quehacer CIENTÍFICO CONCRETO y PRÁCTICO capaz de ocuparse de los verdaderos PROBLEMAS DE LA SOCIEDAD.

 

 

4.- SOCIOLOGÍA Y PRE-SOCIOLOGÍA (Muy importante)

 

La valoración sobre el grado de desarrollo actual de la Sociología, en comparación con otras ciencias, es matizada considerando que estas diferencias son debidas a la mayor juventud de la Sociología. Aunque en su datación histórica también hay polémica, ya que como señala Homans: “no es tan JOVEN, ya que si comienza con ARISTÓTELES es tan VIEJA como la FÍSICA”.

Para este autor, el menor desarrollo de la SOCIOLOGÍA radica en la “naturaleza de la interpretación”.

Pero lo que hay que precisar es: cuándo la atención a lo social se hizo autónoma de los cambios políticos, morales o religiosos y cuándo se produce el enfoque analítico de lo social orientado por metodologías científicas.

POPPER señala que el interés por un campo determinado de la realidad no es condición suficiente para el desarrollo de un área de conocimiento científico específico.

Según POPPER:

  • “El interés CIENTÍFICO por las cuestiones SOCIALES y POLÍTICAS no es menos antiguo que el INTERÉS CIENTÍFICO por la FÍSICA, pero la FÍSICA con GALILEO y NEWTON sufrió un AVANCE INESPERADO… las CIENCIAS SOCIALES no parecen haber encontrado aún su GALILEO”.

Es en este sentido en el que hay que reconocer que la SOCIOLOGÍA se encuentra en una situación de menor desarrollo o mayor juventud como ciencia.

Pero el nacimiento de la Sociología no se puede hacer coincidiendo con la acuñación del término de Comte. El sólo buscó una nueva palabra para referirse a la física social que ya venía postulando desde 1.822 en sus escritos.

En su Plan de trabajos científicos necesarios para reorganizar la sociedad (1.822), COMTE planteó la necesidad de una ciencia positiva de lo social.

Con más claridad en sus Consideraciones filosóficas sobre las ciencias y los sabios (1.825), COMTE argumentaba que:

  • “Como ya poseemos una FÍSICA CELESTE, una FÍSICA TERRESTRE y una FÍSICA ANIMAL, todavía falta una FÍSICA SOCIAL para que el sistema de nuestros conocimientos naturales esté COMPLETO”.
  • “Cumplida esta condición… el PENSAMIENTO HUMANO no se verá ya obligado a recurrir al método TEOLÓGICO o al METAFÍSICO, éstos al haber perdido su UTILIDAD no tendrán ya sino una existencia HISTÓRICA”.

COMTE describió la FÍSICA SOCIAL como:

  • “La CIENCIA que tiene como OBJETO PROPIO el estudio de los FENÓMENOS SOCIALES, considerado con el mismo espíritu que los FENÓMENOS FÍSICOS, QUÍMICOS, etc, es decir, sujetos a LEYES NATURALES INVARIABLES, cuyo DESCUBRIMIENTO es el fin de sus INVESTIGACIONES”.

El empleo de la palabra Sociología, posteriormente, poco añadió a estos planteamientos. La invención del término en un momento histórico determinado no implica que antes no se desarrollasen enfoques propiamente sociológicos.

Los enfoques precursores de la Sociología, o como dice GURVITCH, la “PRE-SOCIOLOGÍA”, atendió a una problemática de la que posteriormente se ocupó la Sociología, bastante antes de que COMTE diera nombre a la nueva ciencia.

Previamente al desarrollo del MÉTODO CIENTÍFICO, los FENÓMENOS SOCIALES se habían abordado desde enfoques REFLEXIVOS o meramente ENUNCIATIVOS. Fueron muchos los autores que previamente prestaron atención a las diferentes formas de organización social, costumbres sociales, etc. Entre ellos destacan Aristóteles, Herodoto, Ib Jaldun…

Pero en todas estas aproximaciones faltaban una sistemática propia, una definición del objeto de estudio, y los enfoques propios del método científico.

Era necesaria una delimitación clara de un objeto específico de estudio en el ámbito global de todas las relaciones que tienen lugar en la sociedad para que surgiera la Sociología.

Un paso fundamental en esa delimitación se dio con el descubrimiento de la realidad de la sociedad civil.

Un segundo paso se dio cuando se empezó a analizar la sociedad civil como parte de una realidad dada que debía contemplarse con OBJETIVIDAD.

El descubrimiento de la realidad de la sociedad civil es un fenómeno cuya significación no se puede entender si no es un contexto histórico relacionado con la emergencia de nuevas clases sociales, nuevas formas de organización social y nuevas condiciones económicas.

ADORNO y HORKHEIMER señalan que el concepto de SOCIEDAD fue formulado sólo durante el ascenso de la BURGUESÍA, como concepto de auténtica SOCIEDAD en oposición a la CORTE.

Por lo que el nacimiento de nuevos grupos sociales es uno de los requisitos más importantes para la aclaración de un nuevo campo temático.

Había pensadores sociales que rechazaban inicialmente el calificativo de SOCIOLOGÍA.

–       MARX, tenía una POBRE IDEA de COMTE y su SOCIOLOGÍA.

–       DURKHEIM, verdadero DIVULGADOR de esta ciencia, calificaba el término como un verdadero “BARBARISMO”.

 

En definitiva, la invención de la palabra SOCIOLOGÍA, aunque contribuyó a abrir un NUEVO CAMINO, no supuso sin más el nacimiento real de una nueva ciencia que mereciera estrictamente dicho nombre.

 

 

 

TEMA 4.- EL DESARROLLO DE LA SOCIOLOGÍA: LOS PADRES FUNDADORES

 

 

Varios teóricos del siglo XIX pusieron las bases para el desarrollo de esta nueva ciencia. Entre ellos destacan: Saint Simon, el precursor; Augusto Comte, el padre de la Sociología y quien acuñó este término; Durkheim, quien desarrolló enfoques de estudio e investigación que dieron un verdadero estatuto científico a la nueva disciplina; Carlos Marx y Max Weber, quienes contribuyeron a al desarrollo de las bases teóricas de la nueva ciencia de lo social. Todos ellos se ganaron el título de padres fundadores de la Sociología.

La influencia de los padres fundadores en la Sociología actual continúa siendo muy considerable, ya que su estudio resulta útil para conocer la historia de esta disciplina. De hecho, muchos de los problemas que plantearon los padres fundadores de la Sociología continúan vigentes.

 

 

1.- LOS PRECURSORES DE LA SOCIOLOGÍA

 

Desde un punto de vista muy general, podemos decir que los antecedentes de la Sociología pueden encontrarse en multitud de instancias a lo largo de la historia del pensamiento (historia, economía, grupos sociales…)

GURVITCH se refirió a la existencia de: “una PRESOCIOLOGÍA en los filósofos sociales que conceden gran importancia a la observación empírica desinteresada de la realidad social”.

Pero en realidad en esos enfoques PRE-SOCIOLÓGICOS no se daba, ni un grado suficiente de atención a un objeto de estudio específico delimitado, ni unas orientaciones METODOLÓGICAS adecuadas. Eran sólo unos antecedentes que permitieron abrir el camino al desarrollo posterior de la Sociología.

Los más remotos ANTECEDENTES podemos encontrarlos en la Grecia Clásica. MARTINDELI considera que:

 

  • “el mayor acercamiento a la CIENCIA SOCIAL en la FILOSOFÍA GRIEGA fue el de los SOFISTAS…  ya que estudiaban al hombre como SER SOCIAL”.

 

En HERODOTO encontramos ANTECEDENTES más específicos. Sus OBRAS HISTÓRICAS contienen descripciones muy detalladas sobre COSTUMBRES y USOS SOCIALES.

A ARISTÓTELES no sólo debemos su definición del hombre como SER SOCIAL, también aporta distintos análisis sobre: los comportamientos políticos, las influencias sociales, los cambios en las polis y la naturaleza y efectos de las divisiones de clases y grupos sociales.

Entre los antecedentes más inmediatos deben citarse las influencias ejercidas desde: la filosofía de la historia, el pensamiento renacentista y la economía.

Las primeras aportaciones desde la FILOSOFÍA DE LA HISTORIA se deben a:

  • IB JALDUN, que realizó estudios comparativos sobre las diversas culturas mediterráneas.
  • JUAN BAUTISTA VICO, que intentó establecer una teoría de la EVOLUCIÓN CÍCLICA de la historia. (Sorprendió a Comte por su paralelismo con su teoría de los 3 estadios).
  • MONTESQUIEU, que estudió y comparó diversas instituciones y procesos sociales, sentando las bases del enfoque de las tipologías ideales. Estos estudios se han reflejado en sus obras más significativas; El espíritu de las leyes, Cartas persas, Consideraciones sobre las causas de la grandeza y decadencia de Roma.

Una segunda línea de aportación, con un enfoque racional y científico, vino de autores como HOBBES y SPINOZA, quienes intentaron explicar todos los fenómenos, entre ellos los SOCIALES.

Por su parte, HOBBES llegó a concebir un sistema de filosofía “científica” dividido en 3 partes: la que se ocupa de los cuerpos físicos, la que se ocupa de la fisiología y de la psicología de los individuos y la que se ocupa del cuerpo “artificial” o lo que es lo mismo de la sociedad o estado.

La delimitación de una física social puede considerarse uno de los más importantes ANTECEDENTES del posterior enfoque COMTIANO. COMTE llegó a decir que: Las aportaciones de HOBBES eran el “único paso adelante en la CIENCIA SOCIAL” después de ARISTÓTELES.

La física social de HOBBES y SPINOZA pudo ser situada en el ámbito específico de lo social, diferenciado de lo político, en virtud de la influencia ejercida posteriormente por los filósofos alemanes, LEIBNIZ y FICHTE, que abrieron la perspectiva de una distinción entre: “SOCIEDAD CIVIL” y “ESTADO”.

La tercera línea de influencia en el desarrollo de la Sociología está en la ECONOMÍA, y específicamente el grupo escocés que desarrolló los enfoques de la economía política clásica, destacando: ADAM SMITH y su obra las riquezas de las naciones, ADAM FERGUSON y su obra un ensayo sobre la historia de la sociedad civil y JOHN MILLAR y su obra el origen y causa de la distinción de rangos.           

De este grupo el que más se acercó a los estudios sociológicos fue FERGUSON, sus principales aportaciones (y en general de los ECONOMISTAS CLÁSICOS) fueron: Los análisis sobre la división del trabajo y el malestar que la “fragmentación social” genera, los esbozos sobre una teoría del conflicto social, el estudio de las clases sociales y la evolución social, etc.

El contexto en que surgió la SOCIOLOGÍA estuvo también marcado por la influencia positivista y empirista de diversos pensadores ingleses que reclamaban el papel de la prueba de la experiencia para el establecimiento de conocimientos válidos. Entre ellos se encuentran Francis Bacon, David Locke, David Hume…

Junto a estas influencias hay que añadir la de casi todos los grandes PENSADORES de la ILUSTRACIÓN, en la medida que intentaban buscar una explicación de la realidad al margen de las justificaciones tradicionales y sobrenaturales.

 

2.- SAINT-SIMON (1.760-1.825)

 

Por muchos es considerado el auténtico padre de la Sociología, el mismo Durkheim señalará que:

  • SAINT-SIMON no emplea la palabra SOCIOLOGÍA, que COMTE inventará más tarde, emplea el nombre de FISIOLOGÍA SOCIAL, que significa lo mismo”.
  • Nunca antes que él se había declarado tan LIMPIA y CATEGÓRICAMENTE, no sólo  que el HOMBRE y las SOCIEDADES no pueden ser DIRIGIDAS si no se las convierte en objeto de CIENCIA, sino también que esta CIENCIA no podía descansar en otros principios que los de las CIENCIAS DE LA NATURALEZA”.

 

Claudio Enrique de Rouvroy, conde de SAINT-SIMON, tuvo una personalidad y una trayectoria singular: De niño se negó a hacer la comunión. Fue recluido en una institución religiosa de la que se escapó. Por su inteligencia, fue sometido a un programa de instrucción, que luego él mismo prolongó durante muchos años, alcanzando una gran cultura enciclopédica.

Logró una gran fortuna, luego la derrochó y después rehizo su situación económica, fue cuando organizó un movimiento intelectual y político que contó con muchos seguidores. Participó en la guerra de la independencia y en las revoluciones americana y francesa…

Su obra es un conjunto de cuadernos, cartas, etc, generalmente sin terminar. LA mayoría de sus aportaciones las hizo a la edad de 45 años, cuando se encontraba en pleno estado de pobreza, una pobreza a la que asegura que había llegado por su amor a la ciencia y al bien público y a su deseo por descubrir el medio para solucionar sin violencias la tremenda crisis por la que atraviesa la sociedad europea.

El GRAN OBJETIVO que se propuso fue REORGANIZAR LA SOCIEDAD sobre las bases de la CIENCIA y la INDUSTRIA, para alcanzar una SOCIEDAD SIN CLASES por el camino de una RENOVACIÓN ÉTICO-RELIGIOSA.

Algunas de las ideas que aparecen en sus apuntes son: la planificación económica, el desarrollo industrial, la organización de una sociedad equitativa y productiva, la producción de los estados nacionales europeos con un nuevo sistema político y una Europa fraternalmente unida.

Por todo ello, SAINT-SIMON puede ser considerado como un PRECURSOR de: El positivismo, la Sociología, el industrialismo moderno, el europeismo y el socialismo.

Sus OBRAS más importantes de carácter SOCIOLÓGICO son:

–        Reorganización de la SOCIEDAD EUROPEA.

–        El ORGANIZADOR.

–        Del SISTEMA INDUSTRIAL.

–        CATECISMO de los industriales.

–        Nuevo CRISTIANISMO.

–        FISIOLOGÍA SOCIAL.

SAINT-SIMON planteó la necesidad de construir una ciencia de la sociedad basada en una filosofía positiva. Esta CIENCIA SOCIAL, o “FISIOLOGÍA SOCIAL” es entendida como un elemento más de la ciencia general, que opera con los mismos principios, y en cuya cima, se encuentra la ciencia que se ocupa de las sociedades humanas. SAINT-SIMON vivió en una época de intensos cambios sociales y políticos, por ello dedica sus reflexiones a imaginar el MUNDO NUEVO que se avecinaba.

Estaba convencido de que el orden social en crisis podía ser reconstruido sobre bases racionales y científicas. Para ello se necesitaban nuevos modelos interpretativos y nuevas ideas, ya que todo sistema social requiere un sistema filosófico en que basarse. Y a esta tarea se dedicó durante toda su vida.

 

 

3.- AUGUSTO COMTE (1.798-1.857)

 

Es considerado el padre de la Sociología por dos razones: porque fue quien acuñó el término y porque realizó una propuesta sistemática de esta  nueva ciencia.

COMTE era una persona gris, de carácter dogmático y con una  vida atormentada por sus amores difíciles y sus crisis nerviosas. Fue contratado como secretario de SAINT-SIMON con quien terminó como el perro y el gato. Tras su ruptura con SAINT-SIMON, inició una etapa que él calificó de “higiene cerebral”, para limpiarse de ideas que no eran suyas.

Su idea básica consistía en que todas las ciencias formaban una jerarquía, en la que cada eslabón del edificio científico dependía del anterior. En la base de esta jerarquía estaban las matemáticas y en la cúspide la Sociología. Según Comte, la pirámide de las ciencias estaba construida de acuerdo a la complejidad de los fenómenos estudiados, determinando así su mayor o menor grado de desarrollo. En la base estarían las ciencias que se ocupan de fenómenos más simples y que por tanto su grado de desarrollo sería mayor. En lo más alto se situarían las más complejas, y por tanto con un grado de desarrollo inferior.

De acuerdo con esta explicación, la SOCIOLOGÍA era la última ciencia en surgir, porque previamente había sido necesario el desarrollo encadenado de las otras ciencias, consideraba a la Sociología como la “CIENCIA DE LAS CIENCIAS”.

COMTE veía en la SOCIOLOGÍA como la CIENCIA que venía a remediar los PROBLEMAS del hombre y de la sociedad, contribuyendo a REORDENAR CIENTÍFICAMENTE la SOCIEDAD después de los CAMBIOS y el TRAUMA causados por la REVOLUCIÓN FRANCESA y la REVOLUCIÓN INDUSTRIAL.

Llegó a considerar a la Sociología como una nueva religión de la humanidad. Para Comte, la nueva religión era el Positivismo, la nueva divinidad era la humanidad y los sacerdotes eran una nueva élite ilustrada que debía emprender una reordenación social.

Uno de los pensamientos centrales del planteamiento COMTIANO fue la “LEY DE LOS TRES ESTADIOS”, las TRES ETAPAS son:

–              La ETAPA TEOLÓGICA, en la que la explicación de las cosas y los acontecimientos se realiza en referencia a “seres o fuerzas sobrenaturales o invisibles”. Esta etapa correspondió con las sociedades agrícolas, en las que la unidad básica era la familia, y la organización de la sociedad era autoritaria, con un fuerte control social.

–              La ETAPA METAFÍSICA, en la que la explicación de las cosas se realiza recurriendo a entidades e ideas abstractas, que sustituyen a las “potencias SOBRENATURALES de la ETAPA TEOLÓGICA”. Se caracteriza por el establecimiento de la doctrina de los pueblos, fundada sobre la “suposición abstracta y metafísica de un contrato social primitivo. En esta etapa se afianza; la autoridad civil, el estado y el poder temporal frente al espiritual.

–              En la tercera etapa, la ETAPA POSITIVA se empieza a establecer racionalmente las leyes de relaciones entre los hechos, a partir de la observación y de la medición. Es la época de la sociedad industrial, en la que el hombre entra en el estadio de positividad racional, librándose de mitos y ataduras, renunciando así a investigaciones absolutas… Se trata de ver para prever. Pero no sólo se trataba de eso, también se trataba de prever para actuar.

COMTE quería “evitar o mitigar las CRISIS por un desarrollo NO PREVISTO…, la CIENCIA nos lleva a la PREVISIÓN, y la PREVISIÓN permite regularizar la ACCIÓN”, como señala en su Discurso sobre el espíritu positivo.

En la época de cambios debidos a la Revolución francesa e industrial, COMTE señalaba que: “un SISTEMA SOCIAL que se acaba y un SISTEMA NUEVO que tiende a constituirse… dos movimientos que impulsan hoy a la SOCIEDAD: uno de DESORGANIZACIÓN y otro de REORGANIZACIÓN”. Estos dos procesos darán lugar a 2 ópticas sociológicas que se llamarán dinámica social (plasmación de las ideas de cambio social) y estática social (plasmación de las ideas del orden social).

COMTE se situó en la perspectiva del ORDEN SOCIAL, reivindicando la necesidad de un “CONSENSO UNIVERSAL”. El padre de la Sociología distinguía tres planos en la sociedad: el individuo (al que no consideraba objeto de análisis sociológico), la familia (considerada la unidad social básica ligada por una unidad moral que la diferenciaba de las demás unidades sociales) y las combinaciones sociales (la más alta era la humanidad).

Desde el punto de vista metodológico, COMTE no hizo aportaciones importantes, más allá de la reivindicación global del método positivo, según el cual los conceptos debían someterse a los hechos y los fenómenos sociales debían ser estudiados como fenómenos sujetos a leyes generales.

Para alcanzar el CONOCIMIENTO POSITIVO proponía acudir a la observación, la comparación y su método histórico, basado en la búsqueda de “series SOCIALES EVOLUTIVAS”, como la LEY DE LOS TRES ESTADIOS.

Pero las pretensiones de Comte de crear una nueva ciencia se convirtieron más bien en un deseo, su esfuerzo intelectual quedó frustrado y contaminado de fuertes intenciones finalistas.

 

 

 

 

 

4.- EMILIO DURKHEIM Y EL DESARROLLO DE LA INVESTIGACIÓN SOCIAL (1.858-1.917)

 

La historia de la sociología empieza con Durkheim, fue él el primero que hizo Sociología, y lo hizo realizando investigaciones sociales concretas e intentando desarrollar reglas y procedimientos de investigación específicos.

DURKHEIM vivió durante una época marcada por la derrota de la guerra Franco – Prusiana, los acontecimientos de la Comuna y la instauración de la 3ª República.

Sus OBRAS más importantes, en torno a los cuales aglutinó un importante círculo de ESTUDIOSOS SOCIALES, son: La división del trabajo social (1.893), Las reglas del método sociológico (1.895), El suicidio (1.897) y Las formas elementales de la vida religiosa (1.912).

 

Aunque criticó el MARXISMO, se definió como partidario de un socialismo encaminado a lograr la regeneración de la sociedad a partir de los principios morales “descubiertos por una sociología científica”.

En DURKHEIM, sus propias vivencias familiares, regionales y políticas influyeron a la hora de elegir sus temas de estudio y en sus orientaciones concretas.

(Para una mejor comprensión de la influencia de estos hechos sobre DURKHEIM conviene saber que en 1.887 se incorporó al departamento de FILOSOFÍA de la UNIVERSIDAD DE BURDEOS, que en 1.902 accedió a la SORBONA y que, por otra parte, era de familia JUDÍA y, además tomó parte activa en algunos acontecimientos políticos, por ejemplo en el ESCÁNDALO DREYFUS)

Se reforzaron en DURKHEIM una preocupación por los temas de: solidaridad grupal, de orden social, por la crisis de las creencias, la anomia, etc.

Uno de los principales hilos conductores de toda su obra fue el estudio del binomio INDIVIDUO-SOCIEDAD, a través de la indagación sobre la verdadera entidad de LO SOCIAL. Para DURKHEIM, la sociedad constituye una realidad por sí misma, que tiene sus propias leyes y que es previa a los individuos concretos que la constituyen.

Durkheim liga la indagación sobre lo social a la misma razón de ser de la Sociología. “Si la SOCIOLOGÍA no era capaz de identificar y explicar “el FACTOR SOCIAL” como una “REALIDAD PROPIA”, entonces habría que preguntarse de la RAZÓN DE SER de la SOCIOLOGÍA como disciplina INDEPENDIENTE”.

En su obra Las reglas de método sociológico DURKHEIM intentaba dar respuesta a preguntas como: ¿Qué es LO SOCIAL? ¿Cómo se estudia?, etc.

Para este sociólogo, la sociedad era una realidad específica que tiene caracteres propios: “se da ALGO COLECTIVO cuando las CONCIENCIAS INDIVIDUALES están combinadas de una cierta manera, de esa COMBINACIÓN proviene la VIDA SOCIAL y la explica. COMBINÁNDOSE las ALMAS INDIVIDUALES engendran un SER, PSÍQUICO si se quiere, pero que constituye una INDIVIDUALIDAD PSÍQUICA de una NUEVO GÉNERO”.

Según DURKHEIM “el grupo piensa, siente, obra, de forma distinta de lo que lo harían sus miembros si se encontraran aislados”.

Lo social, además de tener entidad propia, juega un papel central para el hombre, ya que el hombre es hombre “en la medida que está civilizado”. Para DURKHEIM, si el hombre es despojado de “todo lo que la SOCIEDAD le aporta” quedaría reducido a la sensación ANIMAL.

Para DURKHEIM, el carácter prevalente y superior de la sociedad es una realidad de orden moral. Para él, la sociedad implica un proyecto moral, unos principios, deberes y normas que permiten establecer formas de solidaridad y cohesión que dan lugar a una realidad superior.

Por todo ello, DURKHEIM llega a una conclusión metodológica: “Si se quiere comprender lo social no se debe partir de los individuos aislados, ni de los métodos psicológicos utilizados para este fin. Hay que partir de MÉTODOS DIFERENTES para comprender “lo que pasa en el GRUPO”.

Su línea argumental establece una serie de pensamientos que le sitúan ante el umbral de sus aportaciones metodológicas:

1.- insiste en la ESPECIFICIDAD del ÁMBITO DE LO SOCIAL.

2.- reclama el carácter PREVALENTE de LO SOCIAL.

3.- subraya la existencia de LEYES PROPIAS de la MENTALIDAD COLECTIVA.

4.- fija su atención en LOS HECHOS SOCIALES. Para Durkheim, la Sociología es entendida como la ciencia que se ocupa específicamente de los hechos sociales.

Durkheim define el hecho social como el conjunto de una SOCIEDAD, conservando una existencia propia, independiente de sus manifestaciones individuales. Los HECHOS SOCIALES son “maneras de OBRAR, de PENSAR y de SENTIR exteriores al individuo, y están dotados de un PODER SUPERIOR por el cual se le IMPONEN”. Son realidades que el individuo se encuentra formadas y son partes de la supremacía material y moral que la sociedad tiene sobre sus miembros.

En relación a esta idea, DURKHEIM recurre al concepto de institución como: “Todas las CREENCIAS y todas las FORMAS DE CONDUCTA INSTITUIDAS por la colectividad”. Y definirá la Sociología como “La ciencia de las INSTITUCIONES, de su GÉNESIS y de su FUNCIONAMIENTO”.

Una vez delimitado el objeto de estudio de la SOCIOLOGÍA, (los hechos sociales y las instituciones), DURKHEIM intentará precisar las reglas metodológicas y demostrar con investigaciones concretas el funcionamiento práctico de su enfoque.

Las reglas para la observación y estudio de los hechos sociales se centran en la necesidad de considerarlos “como COSAS”, es decir, como realidades dadas más que como CONCEPTOS.

Propone 3 reglas básicas para tratar los hechos sociales; evitar las prenociones y prejuicios previos, tomar como objeto de investigación los fenómenos definidos por sus caracteres exteriores comunes y evitar el subjetivismo.

Para comprender las aportaciones de DURKHEIM al desarrollo de la SOCIOLOGÍA debemos conocer sus obras:

•             La división del trabajo social (1.893). Es un estudio sobre las formas de SOLIDARIDAD en la sociedad moderna.

En esta OBRA analiza la forma de cohesión a que da lugar la moderna división del trabajo y establece 2 formas de solidaridad: La mecánica, propia de las sociedades arcaicas y basada en la similitud de los miembros individuales, en la conciencia colectiva, en la homogeneidad… y la solidaridad orgánica, propia de las sociedades industriales y cuyas diferencias se relacionan con la división del trabajo. En estas sociedades disminuye la importancia de la conciencia colectiva y se desarrollan nuevas formas de interdependencia entre los individuos.

•             El suicidio (1.897), es un estudio sobre la COHESIÓN SOCIAL. Es un buen ejemplo de ESTUDIO SOCIOLÓGICO en el que se unen la teoría y la investigación empírica.

•             Las formas elementales de la vida religiosa (1.912), aquí DURKHEIM estudió la función social de la RELIGIÓN.

Gracias a DURKHEIM la SOCIOLOGÍA pudo echar a andar, con un campo de estudio acotado y unos enfoques metodológicos realistas y viables.

Unos de sus grandes temas de preocupación fue la solidaridad social, esto le ha hecho aparecer posteriormente como un enfatizador del ORDEN SOCIAL y, por tanto, por un SOCIÓLOGO CONSERVADOR, aunque en realidad esa preocupación no se refería al mantenimiento del ORDEN TRADICIONAL sino que era una preocupación de FUTURO.

DURKHEIM estaba convencido de que existían nexos de unión entre el nacimiento de la sociología, el cambio de las ideas religiosas y la emergencia del socialismo.

Para DURKHEIM la virtud de la SOCIOLOGÍA era que podía aportar las bases de un conocimiento metódico y riguroso para la solución CIENTÍFICA de los problemas SOCIALES. Su visión del socialismo era que no debía quedar reducido a “una simple cuestión de SALARIOS, o, como se ha dicho, de ESTÓMAGO”, debía aspirar a “reorganizar el CUERPO SOCIAL” en su conjunto.

En definitiva, el PROBLEMA SOCIAL fundamental no era para DURKHEIM un problema ECONÓMICO, sino un problema de CONSENSO SOCIAL, de comprensión de SUPERIORIDAD MORAL de la sociedad.

 

 

 

5.- CARLOS MARX Y LA SOCIOLOGÍA DIALÉCTICA

 

MARX (1.818-1.883), fue sobre todo un promotor de nuevas ideas y un abanderado de los nuevos ideales socialistas.

Dirigió publicaciones, lideró la Liga Comunista, participó en la fundación de la AIT… Pero sobre todo fue un gran estudioso a lo largo de su vida, de la filosofía, historia, ciencia política, economía y el estudio de la sociedad. La influencia intelectual de MARX en las ciencias sociales, no ha sido tan importante como la ejercida a través de los distintos movimientos políticos.

Nació en la Prusia renana en el seno de una familia protestante de origen judío. Inicialmente estudió derecho en Bonn, después estudió historia en Berlín y filosofía en Jena, donde se doctoró. Y frecuentó los círculos HEGELIANOS.

A partir de su estancia en París y de su amistad con ENGELS (otro pensador de la época), MARX empezó a revisar sus enfoques Hegelianos con una atención prioritaria a los procesos económicos concretos.

Desde este momento MARX se orientó hacia el estudio de los economistas y hacia la investigación de la sociedad en sus aspectos económicos, con la vista puesta en la redacción de EL CAPITAL, donde intentó desvelar la lógica y la dinámica del sistema de producción industrial – capitalista.

La lectura predominantemente económica que durante años se ha hecho de la obra de MARX, unida a que nunca utilizara el término SOCIOLOGÍA (porque estaba unido con COMTE) ha dado lugar a que algunos analistas dudaran en considerarle como uno de los padres de la sociología.

Pero MARX puede considerarse además de uno de los padres de la Sociología, el inspirador de una de sus principales corrientes. Se trata de la que pone mayor énfasis en las ideas de CONFLICTO y ANTAGONISMO para explicar la dinámica social.

La idea de conflicto en los enfoques sociológicos marxistas se encuentra ligada a una concepción específica de lo social, en la que se entremezclan: por un lado una interpretación dialéctica de la historia con, por otro lado, una visión del hombre en la que los conceptos de praxis y alineación desempeñan un papel fundamental.

El hecho de que MARX desarrollara una teoría del DEVENIR SOCIAL, a partir del análisis de los procesos de producción económica, no impide que su aportación pueda ser considerada como una de las grandes contribuciones a la Sociología, así:

 

  • SCHUMPETER afirma que “la llamada interpretación ECONÓMICA de la HISTORIA es una de las mayores aportaciones individuales a la SOCIOLOGÍA”.
  • GURVITCH considera a MARX como “el mayor y menos DOGMÁTICO de todos los fundadores de la SOCIOLOGÍA”.

 

En realidad la SOCIOLOGÍA MARXISTA no es una SOCIOLOGÍA o una SOCIOLOGÍA entendida como un sistema cerrado, sino que la obra de MARX permite simplemente enriquecer el cuerpo de la SOCIOLOGÍA con aportaciones, ideas y sugerencias fructíferas.

Y esa es la posición de BOTTOMORE, quien por un lado valora positivamente las aportaciones de los análisis marxistas, y por otro lado, niega al marxismo, no sólo su pretensión de ser la Sociología, sino también la de ser una Sociología específica o un sistema sociológico completo.

 

MARX desarrolló su trabajo como investigador social en torno a 2 grandes temas:

1.- El descubrimiento de la “ley ECONÓMICA de la EVOLUCIÓN MODERNA“, es decir, la ley de la EVOLUCIÓN DEL CAPITALISMO.

Su obra culminante en este sentido fue El Capital, otra obras relacionadas con este tema fueron: Trabajo, salario y capital  (1.849), Crítica de la economía política (1.859), El Capital: Líneas fundamentales de la crítica de la economía política (o Grundisse) (1.857), Teorías sobre la plusvalía (1.861-63).

2.– Los procesos específicos de CONFLICTOS DE CLASE. Problemática que se abordó en obras como: Las luchas de clases en Francia (1.859), El 18 de Brumario de Luis Bonaparte (1.852) y Referencias contenidas en el Manifiesto Comunista (1.848).

 

Lo que MARX pretendía era descubrir la estructura y el funcionamiento de los sistemas de producción a través de la dinámica histórica generada por los antagonismos y conflictos de clase que engendraban.

Para llegar a la explicación global que aspiraba a construir se necesitaba:

–       Una teoría de las clases sociales.

–       Una SOCIOLOGÍA de los procesos de cambio y antagonismo social y político.

–       Una comprensión de las leyes de la evolución histórica.

–       Una explicación del papel de las ideologías.

–       Un análisis de la estructura económica y de la forma en que lo económico opera en la estructura social.

–       Una interpretación sobre el papel del hombre en la dinámica social.

–       Una concepción específica sobre la naturaleza social del hombre.

–       Una definición de las leyes del capitalismo, de la lógica de “el Capital”.

 

MARX situó sus estudios en DOS planos interdependientes: el de los hombres concretos y el de los procesos históricos.

MARX pensaba que la sociedad no debía considerarse como un sujeto abstracto al margen del individuo, entendía a los individuos como seres sociales, que desarrollan su verdadera naturaleza en la sociedad.

La Sociedad era vista como el marco en que se producían las interacciones sociales, considerando la más importante de éstas las que se producían en el ámbito de la organización de la producción material.

MARX intentó analizar la dinámica de los procesos históricos a partir de la dialéctica de antagonismos y alineaciones, que daban lugar las contradicciones y carencias de los distintos sistemas de producción, de forma que se pudieran desvelar, en la estela de los cambios históricos, las tendencias de evolución del futuro, a partir de una nueva concepción hegeliana sobre la marcha de la historia.

En esta nueva concepción el motor del proceso era un conjunto de procesos sociales específicos susceptibles de ser conocidos y previstos. MARX califica su enfoque como un materialismo dialéctico, en contraste con el idealismo dialéctico de HEGEL.

 

Este enfoque marxista conjugaba las dos dimensiones de un esfuerzo de conocimiento propiamente científico, es decir, la esfera TEÓRICO-RACIONAL y la EMPÍRICA-CONCRETA.

En definitiva de lo que se trataba era de llegar a conocer científicamente las leyes de desarrollo de la sociedad, determinando los factores que daban lugar al cambio y la dinámica social. Ese factor era para MARX, “el conflicto de clases”, que era el auténtico motor de la historia.

 

Algunas conclusiones que MARX formuló en el Prefacio de la Contribución a la crítica de la economía política son:

–       En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad.

–       Son las relaciones de producción, las que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales.

–       El conjunto de esas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad.

–       La estructura económica es la base sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social.

–       El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual.

–       No es la conciencia del hombre la que determina su ser, es el ser social es lo que determina su conciencia.

–       Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales chocan con las relaciones de producción existentes, abriendo una época de revolución social.

–       Al cambiar la base económica, se revoluciona la superestructura erigida sobre ella.

–       Cuando se estudian esas revoluciones hay que distinguir: Entre los cambios materiales ocurridos en las condiciones económicas de producción, que pueden determinarse con exactitud. Y las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de ese conflicto y luchan por resolverlo.

–       Hay que explicar esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción

–       Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la sociedad antigua.

–       En la formación económica de la sociedad existen los siguientes MODOS DE PRODUCCIÓN: asiático, antiguo, feudal y moderno burgués.

–       Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción, antagonismo que proviene de las condiciones sociales de vida de los individuos.

–       Pero las fuerzas productivas que se desarrollan en la sociedad burguesa ofrecen las condiciones materiales para la solución de ese antagonismo.

 

En esta resumida síntesis del pensamiento de MARX podemos establecer 5 postulados básicos:

 

–       El carácter central de las RELACIONES DE PRODUCCIÓN.

–       La dialéctica de interacción entre la INFRAESTRUCTURA SOCIO-ECONÓMICA y la SUPERESTRUCTURA JURÍDICO-POLÍTICA.

–       La dialéctica REALIDAD SOCIAL-CONCIENCIA.

–       La dialéctica de las CONTRADICCIÓNES-CONFLICTOS-CAMBIOS, en la que las REVOLUCIONES son expresión de las NECESIDADES DE AJUSTE de los sistemas sociales.

–       La perspectiva de EVOLUCIÓN SOCIAL en la HISTORIA HUMANA.

 

 

6.- MAX WEBER (1.864-1.9120) Importante

 

Es uno de los grandes influyentes en la sociología actual, por sus estudios de: Sociología política, sociología del conocimiento y estratificación social.

BENDIX considera que “pertenece a una generación de ERUDITOS que plasmaron la imagen del mundo actual” y que a diferencia de otros contemporáneos suyos “no se hizo famoso por la elaboración de una IDEA CLAVE”.

 

WEBER al morir no dejó una escuela weberiana, no sólo por su compleja vida, sino también por su resistencia a construir una teoría general, un sistema completo y cerrado.

Su convicción era que los “conceptos” no eran capaces de reproducir con fidelidad todo el complejo contenido de lo real. Por ello creía que sólo era “posible ordenar relativamente lo real, no agotarlo”, rechazando toda pretensión de construir “cualquier sistema clasificador dialéctico o de otra clase que después de formar una red de conceptos tan densa como sea posible, crea estar en condiciones de deducir la realidad”. A esas filosofías las llama EMANATISTAS y las considera “SIMULACROS”.

 

WEBER opinaba que “toda obra científica acabada no tiene más sentido que originar nuevas cuestiones: exige ser superada y envejecer”.

 

WEBER nació en Erfurt y creció en un ambiente familiar culto. Estudió derecho, historia, filosofía, economía y teología. En 1.888 se incorporó a una organización preocupada por los problemas sociales, liderada por los socialistas de cátedra y para la que WEBER realizó varias investigaciones sociológicas.

 

De su vida contaros que; Enseñó, hasta 1.897, fecha en que sufrió una grave enfermedad nerviosa, en las universidades de Friburgo y Munich entre otras. Organizó la asociación Alemana de Sociología. Dirigió hospitales durante la 1ª Guerra Mundial. Formó parte de la comisión encargada de redactar la Constitución de Weimar.

En 1.920 murió sin ver publicada su obra cumbre, Economía y Sociedad, que se publicaría en 1.922.

Sus obras pueden agruparse en 4 bloques:

  • Los estudios de METODOLOGÍA, de CRÍTICA y de FILOSOFÍA, recopilados en su mayor parte con el título de Ensayos acerca de la teoría de la ciencia.
  • Las obras de carácter HISTÓRICO, como los estudios sobre derecho romano, civilizaciones de la antigüedad, historia económica, etc.
  • Las obras de SOCIOLOGÍA DE LA RELIGIÓN, entre las que destaca: La ética protestante y el espíritu del capitalismo.
  • Su obra SOCIOLÓGICA más importante: Economía y Sociedad.

 

Ante esta amplia inquietud intelectual, algunos creen que el hilo conductor de toda su obra fue un permanente diálogo con Marx:

–       TALCOTT PARSONS opina que WEBER se situó ENFRENTE de las tesis de MARX.

–       IRVING ZEITLIN, sin embargo, considera que la obra de WEBER es COMPLEMENTARIA a la de MARX.

Pero esos intentos de presentar a WEBER, o como la antítesis de MARX, o como un complemento de su obra, requieren ser matizados:

  • WEBER simpatizaba con el pensamiento de MARX pero le separaban de él: sus propias inclinaciones políticas y toda una serie de discrepancias de fondo y forma.
  • WEBER y MARX coinciden en atribuir un carácter prevalente al estudio del capitalismo.

–       MARX enfatizó los factores económicos-materiales. WEBER enfatizó el ámbito de las ideas y creencias.

–       MARX  veía y postulaba un cambio revolucionario hacia un socialismo radical. WEBER pensaba que se produciría una evolución hacia un socialismo moderado.

 

Los estudios de WEBER sobre la dinámica de la sociedad capitalista no deben ser vistos dominados por un enfoque espiritualista ya que el partió de 2 consideraciones más amplias:

–       Utilizó un enfoque metodológico que excluía las explicaciones unicasuales e intentaba unificar criterios propios de las ciencias del espíritu y de la naturaleza.

–       Intentó separar y distinguir el plano del poder económico, del plano del poder político, diferenciando las ideas de los intereses, a fin de poder destacar el papel de las ideas en la vida social.

 

Pero la única manera de desvelar las intenciones de WEBER, desde la óptica actual, es objetivándolas. Para ello debemos atenernos a:

–       Los RECHAZOS o CRÍTICAS EXPLÍCITAS que el mismo WEBER manifestó.

–       Sus aportaciones METODOLÓGICAS concretas.

–       Los CONOCIMIENTOS específicos que legó a la TEORÍA SOCIOLÓGICA.

 

En lo que se refiere a discrepancias explícitas, aparte del rechazo a las grandes teorías y explicaciones unicausales, los análisis de WEBER discreparon de los de MARX en las siguientes cuestiones:

 

1.- Para WEBER el CAPITALISMO no tenía un sentido tan NEGATIVO como para MARX. Pensaba que muchas injusticias serían rectificadas con la evolución hacia un Socialismo Moderado.

2.- Las CLASES SOCIALES y el CONFLICTO DE CLASES no fueron vistos por WEBER sólo en términos económicos, sino en un contexto más amplio en el que había que prestar atención a la influencia de factores ideológicos, culturales, etc.

3.- Para WEBER la AUTORIDAD y el PODER POLÍTICO no eran un mero reflejo de las condiciones infraestructurales, como en MARX, sino que obedecían a una lógica propia que también influía en lo económico.

4.- Para WEBER las relaciones entre la esfera de la infraestructura económica y de la superestructura ideológica no eran unívocas ni unidireccionales. Por ejemplo, la religión no era vista como un reflejo de un contexto estructural económico concreto, sino como un factor que podía llegar a ser fuente de dinamismo económico.

 

El estudio de la relación entre ECONOMÍA y RELIGIÓN fue uno de los temas de análisis en los que WEBER puso más interés.

Sus estudios sobre la religión se orientaron a “determinar la influencia de ciertos ideales religiosos en la formación de una mentalidad económica”.

En su libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo parte de la observación de un dato concreto: que el CAPITALISMO se desarrolló en occidente más y más rápidamente en los países protestantes que en los católicos.

La intención de su estudio sobre el capitalismo y protestantismo era analizar las conexiones de la ética económica moderna con la ética racional del protestantismo ascético.

El siguiente paso fue inventariar los rasgos que definen el espíritu capitalista idóneo para triunfar en los negocios: Actuación racional y calculadora, orden, disciplina, capacidad de trabajo, afán de lucro, espíritu de cuantificación, competitividad, busca del éxito, etc.

Y aquí encontró una gran adecuación entre este espíritu del capitalismo y algunos rasgos de la ética protestante, sobre todo los que hacían referencia a el libre albedrío, la predestinación, la perseverancia, y la idea de que “Dios llama a quienes ha destinado a la vida”, retirando a los hombres impíos los “dones que tenían”.

A partir de este proceso de INVESTIGACIÓN WEBER estableció que “los elementos esenciales de esa mentalidad que llamamos espíritu del capitalismo son los mismos que se corresponden con la ascesis profesional puritana”. Por tanto, el “espíritu del ASCETISMO CRISTIANO fue quien engendró uno de los elementos constitutivos del ESPÍRITU DEL CAPITALISMO y de la civilización moderna”.

Llega a la conclusión de que el factor religioso tuvo una importancia decisiva, como factor causal, en la génesis del capitalismo occidental. Por consiguiente, el CAPITALISMO no podía explicarse, ni preveerse, solamente a partir de factores económicos.

Pero a pesar de todo, WEBER no cayó en el ERROR de reemplazar el UNICAUSALISMO ECONOMICISTA por un UNICAUSALISMO ESPIRITUALISTA y por ello afirma que una vez vista la influencia de la ÉTICA PROTESTANTE en el ESPÍRITU DEL CAPITALISMO: “ahora debería investigarse cómo el ASCETISMO PROTESTANTE fue, a su vez, influido por las condiciones CULTURALES y SOCIALES, singularmente ECONÓMICAS, en cuyo seno nació”.

 

A continuación vamos a realizar algunas consideraciones generales sobre las PROPUESTAS METODOLÓGICAS de WEBER.

WEBER propuso un enfoque que calificó de “MÉTODO COMPRENSIVO” y que integraba TRES planos de análisis:

–       El OBJETIVO, con sus relaciones de CAUSALIDAD.

–       El SUBJETIVO, con sus dimensiones de SIGNIFICATIVIDAD.

–       El HISTÓRICO, como gran HORIZONTE analítico.

 

Por ello, WEBER definió la Sociología como: “una CIENCIA que pretende entender, interpretándola, la acción social para de esa manera explicarla causalmente en su desarrollo y efectos”.

 

Las HERRAMIENTAS fundamentales del análisis WEBERIANO son los conceptos de: ACCIÓN, RELACIÓN SOCIAL, INTERPRETACIÓN CAUSAL y TIPOS.

 

  • La ACCIÓN será definida como: “una CONDUCTA HUMANA siempre que el SUJETO o SUJETOS de la ACCIÓN enlacen a ella un sentido SUBJETIVO”.

La ACCIÓN SOCIAL es, por tanto, “una acción en donde el sentido mentado por el sujeto o sujetos está referido a la conducta de otros orientándose por ésta en su desarrollo”.

 

  • La RELACIÓN SOCIAL es definida como: “una CONDUCTA PLURAL que se presenta como RECÍPROCAMENTE REFERIDA, orientándose por esa RECIPROCIDAD”.

Por tanto, la RELACIÓN SOCIAL consiste en: “la probabilidad de que se actuará socialmente en una forma indicable; siendo indiferente… aquello en que la probabilidad descansa”.

Estas RELACIONES SOCIALES se deben abordar:

–       “mediante la búsqueda de REGLAS DEL ACAECER (INTERPRETACIONES CAUSALES)”.

–       “mediante la construcción de CONCEPTOS-TIPO.

 

  • Una INTERPRETACIÓN CAUSAL correcta de una ACCIÓN CONCRETA significa que: “el DESARROLLO EXTERNO y el MOTIVO hayan sido conocidos de un MODO CERTERO y al mismo tiempo comprendidos con SENTIDO en su CONEXIÓN”.

Sólo en el caso de que se dieran tales supuestos creía WEBER que se podía hablar propiamente de “LEYES SOCIOLÓGICAS”.

 

  • Los TIPOS son instrumentos METODOLÓGICOS que permiten una mejor y más adecuada comprensión de la realidad, proporcionando determinados marcos de referencia o modelos de ordenación de la realidad.

WEBER distinguió DOS clases de TIPOS:

–       Los TIPOS-PUROS o IDEALES, que intentan establecer una ordenación racional de la realidad.

–       Los TIPOS-PROMEDIO, a través de los que se puede formular una clasificación de lo que ocurre en la realidad.

 

7.- Nuevas tendencias en la teoría sociológica: La sociología difusa de la sociedad débil.

 

Algunos sostienen que después del ciclo de los grandes padres, no ha habido desarrollos de un alcance similar. En los años posteriores a la II GM, la Sociología alcanzó un notable grado de desarrollo en sus aplicaciones prácticas.

Desde diferentes perspectivas, la sociología se ha mantenido atenta a los grandes fenómenos del poder, centrando sus estudios en las instituciones en torno a las que se sustancia la realidad de lo social.

De las profundas transformaciones que están teniendo lugar como consecuencia de la revolución tecnología actual, se ha difundido un nuevo tipo de enfoques sociológicos que intentan formular un nuevo tipo de explicaciones sociológicas que apuntan a una desustanciación de la teoría sociológica.

La nueva imagen de la sociedad que se ofrece es la de una especie de red neuronal, eficiente y operativa para optimizar las oportunidades que brindan los sistemas de producción emergentes.

Los nuevos modelos de referencia suponen reemplazar el análisis sociológico de las realidades sociales de carácter estructural e institucional por entidades suficientemente aislables en el universo “nervioso” de influencias informacionales.

Esta forma de proceder implica una regresión desde modelos de corte estructural a paradigmas difusos, una especie de hipótesis inversa de involución imposible o “contra-natura”.

Los nuevos enfoques pueden sacralizar algunas pautas de evolución social, que aun es pronto para saber si tendrán un alcance coyuntural.

La “opacización” de los poderes y de las estructuras, que se exalta por esta vía analítica, puede devenir en “ideología” legitimadora de la nueva situación establecida.

La presentación pública de las tesis de los teóricos de la nueva sociología difusa, pueden ser convertidos en figuras mediáticas.

Lo que refuerza la realidad de una sociedad más débil, en la que se pueden acabar viendo verificadas algunas de las tesis de los teóricos de lo inespecífico, un circulo vicioso analítico que puede cerrarse sobre si mismo.

El esfuerzo de “mediatización” que acompaña a la Sociología difusa, da lugar a que se levanten pantallas de filtración de lo real, reflejando imágenes distorsionadas, no sabiendo donde se encuentra uno, ni donde están ubicados los demás, conduciéndonos a un mundo tan aparentemente feliz como sustancialmente nebuloso.

 

 

TEMA 5.- LA SOCIEDAD, OBJETO DE ESTUDIO DE LA SOCIOLOGÍA

 

1.- ¿QUÉ ES LA SOCIEDAD?

 

Actualmente, en las sociedades tiene una gran importancia lo colectivo, una importancia que no había tenido a lo largo de la historia.

Las sociedades de nuestros días son enormemente complejas y dinámicas. Pero ¿en qué han cambiado a lo largo de los años? Para saber responder a esta pregunta tenemos que estudiar la sociedad, y lo haremos atendiendo a su estructura social (problemas y partes que la integran) y a los procesos y relaciones sociales.

La sociedad tiene una estructura y cada parte de ella cumple una función útil y necesaria para el conjunto.

Toda sociedad está formada por diversos grupos sociales, clases sociales, formas de comportamiento social, conjunto de instituciones sociales (familia, escuela, iglesias), instituciones políticas… El conjunto de estos elementos constituye la sociedad.

La Sociología se ocupa de estudiar esta estructura, sus cambios y sus problemas. Para ello dispone, de técnicas de investigación, sondeos, encuestas… y de unas varias hipótesis y formulaciones teóricas.

 

 

2.- LA ESTRUCTURA SOCIAL (importante)

 

La idea más elemental que subyace al concepto de estructura es que la realidad no es un caos, que las cosas se disponen ordenadamente. Esta idea de conformación regular y ordenada de la realidad está tan extendida que se ha llegado a considerar que el concepto de estructura no aporta realmente ningún valor analítico al ser referencia a lo obvio. Aunque el modo de pensar orientado a “ver el orden de las cosas” fue abandonado prácticamente después de Platón, hasta que la ciencia mioderna y el pensamiento racionalista lo recuperaron en su análisis de la realidad a través de modelos, formas ordenadas y estructurales.

Una de las influencias más importantes en la conformación del concepto de estructura en Sociología proviene del pensamiento Hegeliano Marxista, ya que en él se daba una clara imagen estructural de la sociedad.

El concepto de ESTRUCTURA implica 3 elementos: la idea de un conjunto o totalidad, la existencia de partes que componen ese conjunto y la disposición ordenada de relaciones o de las partes del conjunto.

En toda sociedad humana, incluso en las más primitivas, puede identificarse una estructura social de cierta complejidad.

En la Sociología actual se han formulado varias definiciones del concepto estructura:

–          El ORGANICISMO entendía que la sociedad era un “organismo social”, que podía contemplarse prácticamente de la misma manera que un biólogo analiza un organismo viviente. (Spencer)

–          El FUNCIONALISMO, concretamente el enfoque estructural – funcional, conectó la definición del concepto de estructura social con el de “sistema”, entendiendo por ello el modo en que se organizan los procesos persistentes de interacción entre los actores. (Parsons)

Así, PARSON señala: “Supuesto que un sistema social es un sistema de procesos de interacción entre actores, la estructura de las relaciones entre los actores es la estructura del sistema social. El sistema es una trama de tales relaciones”.

Desde este punto de vista el concepto de estructura es definido como: “Un conjunto de relaciones de unidades pautadas relativamente estables”.

PARSON definirá la ESTRUCTURA SOCIAL como: “un sistema de relaciones pautadas de actores en cuanto a la capacidad de éstos para desempeñar roles los unos respecto a los otros”.

Pero hay que destacar las ideas que están en la base de la definición del concepto de estructura social, son 4:

  • Entendida como una red o sistema de relaciones sociales regulares y pautadas, que prevalecen a los individuos y los anteceden. (Las estructuras están referidas a esquemas de relaciones relativamente estables, mientras que las partes que forman esa estructura son variables)
  • Los contenidos de las estructuras sociales son esquemas de acción pautadas, vienen dados por las sociedades haciendo abstracción de la población concreta y de los individuos.
  • Las estructuras sociales implican distintas formas estandarizadas de relaciones de ordenamiento, de distancias sociales, de jerarquía…
  • La estructura social está formada por un conjunto de subestructuras interconectadas de diversas formas. En una sociedad podemos distinguir: la estructura de poder. La de clases, la económica, la de población…

La estructura social hace referencia a los elementos más permanentes de lo social, sin embargo, las estructuras sociales concretas también están sometidas a procesos de cambio histórico. Las estructuras de clases de las sociedades desarrolladas actuales poco tienen que ver con las de las sociedades pre – industriales. Al igual ocurre con las estructuras de población que van evolucionando según las sociedades, cambian las formas de hábitat, modelos familiares, costumbres…  De esto podemos deducir que las sociedades tienen un carácter dinámico en sus estructuras sociales.

El concepto de estructura tiene está directamente relacionada con el cambio social, o como algunos sociólogos prefieren decir, la estática social y la dinámica social deben ser vistos en su íntima interdependencia.

 

 

3.- LOS GRUPOS SOCIALES (muy importante)

 

La realidad más inmediata y central para la Sociología es el grupo social. La sociedad está formada por una red de grupos sociales en los que los individuos se implican en diferente medida.

Los grupos sociales son las unidades básicas de la sociedad, incluso puede decirse que el hombre es un ser grupal ya que como ser social, el individuo, lo es siempre en el ámbito de unas relaciones que se producen en los grupos.

Su estudio no se abordó hasta el siglo XX, debido a su carácter básico e inmediato. Los padres fundadores estaban preocupados por los grandes problemas y los procesos sociales globales y centraban su atención en la dicotomía individuo – sociedad.

Los primeros enfoques sociológicos iban del individuo a la sociedad sin mayor continuidad, perdiendo las perspectivas de las tramas sociales grupales.

 

CHARLES H. COOLEY (1.864-1.929) planteó la primera formulación sobre la importancia de los grupos sociales, la planteó poniendo especial énfasis en los grupos primarios. Aunque el verdadero redescubrimiento lo hizo Elton Mayo en los años 30. Tras la IIGM se produjo un gran desarrollo hasta llegar al auge actual.

Pero antes de empezar a hablar de definiciones o tipos de grupos sociales hay que hacer matizaciones. Por un lado aportar que todos los seres humanos pertenecen a diferentes grupos, por lo que en toda sociedad el número de grupos es mayor que el de individuos.

Por otro lado los grupos sociales son realidades diferentes a las “categorías sociales” (tienen un sentido clasificatorio y se refieren a personas que tienen las mismas características: hombres, mujeres, jóvenes abogados…) y a los “agregados estadísticos” (conjunto de personas que pueden ser clasificadas estadísticamente de acuerdo a alguna característica o elemento lógico de ordenamiento. Ej: aficiones). No son grupos aunque pueden proporcionar las bases a partir de las cuales pueden surgir grupos.

Cuando hablamos de grupos sociales no nos referimos a meras clasificaciones estadísticas, sino a unidades sociales con unas características bien precisas.

El elemento definitorio fundamental de los GRUPOS SOCIALES es que están formados por personas que tienen algún tipo de relaciones sociales entre sí.

Los grupos se caracterizan porque tienen una cierta estabilidad, los que pertenecen a ellos se identifican como tales, pueden ser identificados desde fuera como un grupo.

De acuerdo con HOMANS y su obra El grupo humano, para que un grupo social exista como tal, se necesita: Motivos (sentimientos) por parte de sus miembros, tareas (actividades) para que las cumplan y comunicación entre ellos (interacción).

Por lo que entendemos que existe una entidad social específica a la que calificamos como grupo cuando en un conjunto de personas se da con cierta continuidad alguna forma de interacción o comunicación mutua, cuando existe un sentimiento de pertenencia y ciertos intereses, valores o propósitos y acciones comunes.

Los grupos pueden clasificarse atendiendo a multitud de criterios, por ejemplo:

–          CARÁCTER: Podemos hablar de grupos abiertos (a los que puede pertenecer cualquiera) y grupos cerrados (Ej: la familia).

–          ESTRUCTURA, según exista en ellos una reglamentación o no y pueden ser formalizados o informales.

–          TAMAÑO, su duración, su carácter voluntario o no, etc.

Pero la clasificación más importante a nivel científico y sociológico es la que distingue entre grupos primarios y secundarios.

Los Grupos Primarios se definen por 4 rasgos:

–       El tamaño, tiene que ser lo suficientemente pequeño para que sean posibles las relaciones “cara a cara” entre sus miembros.

–       El tipo de relaciones, han de ser personales y caracterizadas por cierto grado de proximidad, intimidad y conocimiento mutuo.

–       El sentido de conciencia grupal. Este supone un grado de identificación mutua suficiente para que las personas desarrollen un sentimiento de pertenencia grupal.

–       La importancia que tiene el grupo para sus miembros. El grupo proporciona a sus miembros un conjunto de gratificaciones personales, psicológicas y emocionales.

HOMANS define el grupo primario diciendo que es: “Una cierta cantidad de personas que se comunican a menudo durante cierto tiempo, y que son lo suficientemente pocas para que cada una de ellas pueda comunicarse con todas las demás, no de forma indirecta, sino cara a cara”.

El grupo primario es la forma más universal de asociación existente. Dan vida o sentido a lo social y en ellos las personas realizan la mayor parte de sus tareas y obtienen casi todas sus satisfacciones.

Estos grupos cumplen con importantes funciones sociales desarrollando un conjunto de creencias, prácticas sociales, jergas específicas, costumbres, tradiciones… que tienden a reforzar la cohesión y la solidaridad interna.

Los grupos primarios son importantes en Sociología por 3 razones:

  • Cumplen funciones sociales fundamentales en la socialización de los individuos, en su control social, en el estímulo para la eficacia en el trabajo y en otras tareas sociales, etc.
  • Los grupos primarios son de gran importancia en el proceso de investigación sociológica por:

–       Razones cuantitativas, ya que la mayor parte de la acción social se desarrolla en estos grupos.

–       Razones metodológicas, ya que son entidades fácilmente manejables y abarcables.

–       Constituir verdaderos micro – cosmos sociales que reflejan a escala reducida muchos de los rasgos de las sociedades globales.

  • En estos grupos se produce un tipo de acción social que es considerada por muchos analistas como modelo de la buena práctica de lo social.

Es decir, los GRUPOS PRIMARIOS son vistos como el mejor marco de: religamiento social, de comunicación humana y de práctica de la solidaridad. Con ello se permite un mayor equilibrio psico – social y afectivo de las personas y un ajuste y una integración social general más satisfactoria.

Por ello no es extraño que numerosos analistas reclamen para los grupos primarios su condición de dimensión óptima de lo social.

Por último señalar, respecto a la preocupación por la quiebra de los vínculos sociales  básicos, que HOMANS ha relacionado la decadencia de las sociedades con el fracaso a organizar las formas de la sociedad básica a gran escala: “En el nivel de la tribu o el grupo la sociedad ha logrado siempre unirse. Por tanto, para que una civilización pueda mantenerse debe preservar alguna de las características del grupo”.

Los GRUPOS SECUNDARIOS es el modelo que se corresponde a las organizaciones a gran escala, en las que las relaciones sociales están formalizadas y reguladas. A estos grupos lo definen características contrarias a los grupos primarios: las relaciones son impersonales, los vínculos son contractuales, la cooperación se produce de forma indirecta, existe un alto grado de división y diferenciación de tareas y roles, etc.

Los principales grupos secundarios son:

–       Las organizaciones formales (asociaciones, empresas, Administraciones Públicas…).

–       Las clases sociales.

–       Las entidades sociales macroscópicas (estados, municipios…)

En la realidad, las formas de interactuar de los grupos primarios se superponen y entremezclan con las relaciones formalizadas e impersonales de los grupos secundarios. Por ello hay quien considera que las relaciones primarias y secundarias forman un continuum a medida que los grupos primarios aumentan y van evolucionando hacia grupos con relaciones de tipo secundarios.

GREER señala que: “A medida que un GRUPO se hace más GRANDE, ocupa sólo una pequeña parte del INTERÉS y TIEMPO del individuo y alcanza HETEROGENEIDAD INTERNA, volviéndose por naturaleza más SECUNDARIO”.

A veces se ha sugerido que la distinción entre grupo primario y secundario tiene un carácter ficticio, ya que lo que en realidad tiene entidad es el grupo primario.

 

 

4.- LAS INSTITUCIONES SOCIALES (importante)

 

Lo que caracteriza a las instituciones sociales es que cumplen funciones necesarias para la propia existencia de la sociedad como tal.

T.PARSONS habla de las instituciones sociales refiriéndose a un conjunto de pre – requisitos, que resultan imprescindibles para que todo sistema social tenga un orden persistente o desarrolle un proceso ordenado.

Multitud de analistas dicen que los elementos fundamentales de la sociedad son 4:

–       Unos sistemas de reproducción y socialización de los individuos.

–       Unas estructuras económicas, adquisitivas, instrumentales y de división del trabajo.

–       Un sistema de poder, de articulación territorial y utilización legítima de la fuerza.

–       Un sistema de creencias, de religión o de integración de valores.

Para realizar cada una de estas funciones las sociedades se han dotado de una serie de instituciones sociales específicas, a través de las cuales orientan a los individuos al cumplimiento de fines determinados.

La necesidad de reproducción y socialización se cumple a través de la familia y, en sociedades avanzadas, a través del sistema educativo. Las instituciones educativas permiten el buen funcionamiento de las instituciones económicas formando trabajadores cada vez más cualificados.

Las instituciones políticas regulan y ordenan el ejercicio del poder, estableciendo formas de autoridad, procedimientos de participación, reglas de convivencia…

Las instituciones ideológicas y expresivas, como la Iglesia y la religión, permiten a las sociedades articular sus sistemas de creencias.

A partir de estas instituciones básicas surgen otras instituciones y formas de articulación social que completan la estructura social.

Vemos que las instituciones sociales son piezas de un entramado social complejo que presenta multitud de interrelaciones e interdependencias.

La FAMILIA es la institución social básica y uno de los grupos primarios fundamentales.

Algunas de sus funciones sociales son insustituibles, como la procreación, la socialización de los hijos, la proporción de afecto y apoyo y las funciones económicas de producción y consumo. Por ello, la familia ha sido considerada como una institución social universal, eso no significa que tenga las mismas formas y características en todos los sitios, ni que no haya experimentado evolución alguna.

Si consideramos el aumento de importancia de los “grupos de pares” y el crecimiento de los hogares de una sola persona o la posibilidad de la reproducción asistida, podremos entender hasta qué punto las concepciones actuales y las funciones tradicionales de la familia, pueden verse alteradas por el curso de la dinámica social.

Las formas de familia varían según: su ámbito, su forma de relación conyugal, su sistema de autoridad y su lugar de residencia.

 

Los elementos comunes e imprescindibles para hablar de familia como tal son 4:

–       La existencia de una relación conyugal regulada por ciertas normas o costumbres.

–       Un sistema de filiación (los hijos son considerados parte de la familia).

–       Un hogar o habitación común.

–       Patrimonio y recursos comunes que permiten subsistir a la familia.

Estos rasgos son los básicos a partir de los cuales podemos definir una relación como familiar.

Aunque no es fácil conocer cómo ha evolucionado la familia, lo cierto es que la propia dinámica evolutiva de las sociedades ha ido ligada al afianzamiento de formas de relación monogámicas.

Junto a la aparición de las formas de relación familiar monogámicas, una de las cuestiones que ha dado lugar a un vivo debate sociológico ha sido la manera en que evolucionaron en la prehistoria los modelos familiares patriarcales y matriarcales.

Un hito importante en el proceso de evolución de la familia fue el surgimiento del modelo patriarcal, cuyos orígenes podemos situar en el desarrollo de las propias civilizaciones agrarias de la antigüedad.

El modelo patriarcal era una especie de microsociedad, con un sistema económico, de trabajo, de poder y autoridad, y con una red de relaciones sociales.

Este sistema estuvo vigente durante un periodo, hasta que la dinámica de las transformaciones sociales y económicas cambiaron las bases de ese modelo e impusieron un nuevo modelo de familia nuclear (cónyuges y un número cada vez menor de hijos).

La dinámica social está produciendo un cambio en sus formas y una reducción de funciones, lo que está dando lugar a que cada vez sean más importantes los aspectos relacionales, como la comprensión, el apoyo mutuo, etc, sobre todo en sociedades donde cada vez priman más las relaciones impersonales y el aislamiento.

La incorporación de la mujer al trabajo y la difusión de mentalidades igualitarias, está dando lugar a un nuevo modelo de familia más igualitaria y socialmente más abierta.

Esta nueva “familia de compañeros” está reemplazando al viejo modelo de autoridad masculina y ha establecido un nuevo marco de relación basado en la libre voluntad de las partes. (Familias de hoy… menos matrimonios y tardíos)

Las relaciones de PODER y AUTORIDAD son también una constante cultural en cualquier tipo de sociedad. Así, NISBET ha señalado que: “en el momento que dos o más personas se encuentran en una relación que implica la distribución de responsabilidades, deberes, necesidades, privilegios y recompensas, está presente algún tipo de autoridad”.

La existencia de relaciones de poder y autoridad en la sociedad es el resultado de 2 exigencias concretas:

–       De los imperativos derivados del proceso de socialización y conformación cultural de los individuos.

–       De las necesidades de organización y articulación social de todas las sociedades.

La experiencia demuestra que en todo grupo social en el que se mantengan relaciones de interacción durante cierto tiempo, acaban surgiendo relaciones de dependencia, subordinación y dirección.

Así las sociedades humanas han ido pasando desde las jefaturas tribales y las monarquías o el poder estamental del feudalismo hasta las formas de delegación del poder propias de las democracias.

Estas relaciones de poder y autoridad se extienden al ámbito de las relaciones económicas y sociales. (Individuos sometidos a estas pautas en escuelas, en el trabajo… existen normas, una jerarquía social)

Las relaciones de poder y autoridad, en las sociedades humanas, están institucionalizadas.

Las formas en que se producen las relaciones de poder y autoridad son tan variadas como las propias formas de asociación y organización existentes. En unos casos los mecanismos de poder están muy formalizados o jerarquizados. En otros casos se encuentran asociados al desempeño de determinados papeles sociales. En otras ocasiones es el resultado de una elección.

En todos los casos se produce una interdependencia de elementos que influyen en la actuación y aceptación de las relaciones de poder.

Un aspecto importante en las relaciones de poder es el que tiene que ver con la distinción entre su EFECTIVIDAD y su LEGITIMIDAD.

La autoridad es definida como la probabilidad de encontrar obediencia dentro de un grupo, para mandatos específicos o para toda clase de mandatos.

Los motivos por los que se obedece son muy diversos. WEBER señala la sumisión, el afecto, etc, pero advierte que: “la dominación basada en tales móviles sería relativamente inestable. En las relaciones entre dominados y dominantes, las dominación suele apoyarse en motivos jurídicos, en motivos de su legitimidad, de tal manera que la conmoción de esa creencia en la legitimidad suele acarrear graves consecuencias”.

WEBER concluye diciendo que: “los motivos de legitimidad en la dominación son tres”, lo que da lugar a los 3 tipos de dominación, que según WEBER son: la legal, la tradicional y la carismática.

  • La DOMINACIÓN LEGAL es la forma moderna de dominación. Está basada en el principio de legalidad.
  • La DOMINACIÓN TRADICIONAL está basada en los patrones de obediencia patriarcal de las sociedades tradicionales.
  • La DOMINACIÓN CARISMÁTICA descansa en la autoridad ejercida por una personalidad dotada de especiales carisma,  a la que se profesa una “devoción objetiva”.

 

5.- LAS CLASES SOCIALES  (importante)

La desigualdad social produce en los seres humanos un agrupamiento en distintas clases sociales que establecen entre sí relaciones de poder y subordinación.

La diferenciación de posiciones de poder, riqueza y prestigio no está asociada a cualidades individuales, sino que está asociada a la forma en que se han desarrollado las diferentes formas de organización y los distintos procedimientos de cooperación. Ya en las sociedades cazadoras y recolectoras existían diferentes posiciones sociales dependientes de los factores sociales como podían ser las relaciones de familia.

Las desigualdades humanas son básicamente desigualdades sociales, todas las sociedades humanas conocidas han sido sociedades desigualitarias. Con la complejización de las sociedades humanas, las formas de desigualdad han adquirido más peso en la sociedad.

Para comprenderlo podemos analizar el ejemplo de las sociedades primitivas, en su caso las desigualdades estaban basadas en factores naturales. Sin embargo, cuando se asentaron en hábitats estables comenzaron a surgir mayor posibilidades de acumulación de recursos y bienes. Estos a su vez se concentraban en pocas manos y se traducía en grandes diferencias de riqueza y de oportunidades de vida.

La evolución de las sociedades primitivas hacia sociedades más complejas dio lugar a que la posición social de los individuos estuviera cada vez más ligada al lugar que se ocupaba en la estructura de jerarquizaciones. Por tanto, podemos decir que la desigualdad social no es un fenómeno natural, sino un fenómeno social. Es por esta conclusión por la que entendemos que las formas de desigualdad conocidas son tan variadas como las formas de organización social que se han producido a lo largo de la historia. Esto nos lleva a entender la desigualdad como un fenómeno de carácter histórico y cultural.

Las distintas influencias culturales han dado lugar a diferentes modelos de estratificación: el sistema hindú de castas, el sistema despótico oriental de los imperios orientales antiguos, el sistema antiguo esclavista, el estamental, los de clases propios de las sociedades industriales…

De todos ellos el que ha recibido mayor atención sociológica y política ha sido el sistema de clases occidental. A partir de éste es posible explicar la dinámica de las sociedades de finales del S.XIX y casi todo el S.XX. Su impacto político en occidente se ha hecho notar en el surgimiento del movimiento obrero, en las luchas de clases, en el anarquismo, en el marxismo, etc. MARX llegó a decir que la historia de la humanidad era la historia del conflicto de clases y Weber dedicó parte de su obra a los conceptos de clase y status.

Muchos sociólogos centraron su esfuerzo en estudiar las relaciones y formas de desigualdad. Se utilizaban 2 conceptos en el estudio de las desigualdades: el de clase social y el de estrato social.

Sobre el concepto de clase social se dan varias significados y a la hora de interpretarlos hay que tener presente un triple orden de cuestiones:

1.- El concepto de clase social está cargado de importantes connotaciones políticas e ideológicas, incluso no está exento de una gran carga emocional.

2.- Suele aparecer asociado a alguna teoría social específica.

3.- Se encuentra referido a contextos socio-históricos muy precisos, situados en determinadas coordenadas de tiempo y espacio. No existe un solo sistema de clases, sino tantos como culturas, periodos históricos…

El concepto de clase termina utilizándose para referirse al particularismo occidental en unos momentos históricos determinados, mientras que el referente sociológico general de los sistemas de desigualdad y dependencia es llamado estratificación social (la clase social es una de sus variantes).

La idea del concepto de ESTRATIFICACIÓN SOCIAL es la de una disposición de diversas capas en posición de Infra – ordenación y de supra – ordenación.

SOROKIN definió la estratificación social como: “la diferenciación de una determinada población en clases jerárquicas superpuestas”, que “se manifiesta por la existencia de capas sociales superiores e inferiores”, y que “la base de su existencia es una distribución desigual de los derechos y privilegios, de los deberes y responsabilidades, de los valores sociales y las privaciones, del poder y la influencia de los miembros de una sociedad”.

SOROKIN, coincidiendo con WEBER, consideraba que los tipos principales de estratificación social eran 3: Estratificación económica, política y ocupacional.

WEBER puso gran énfasis en cuestionar los enfoques que partían de una concepción de “clase social total”, que englobaba las dimensiones políticas, económicas y socio – culturales. Y en el caso de la estratificación social reivindicó la autonomía y especifidad de los tres ámbitos estratificacionales. Para WEBER “los fenómenos de la distribución del poder” dentro de una comunidad están representados por las clases (realidad del orden económico), los estamentos (realidad del orden social) y los partidos (forman esfera política).

El concepto de estratificación nos sirve para referirnos a la manera en que la desigualdad se produce en diversos tipos de sociedades, en contextos históricos y culturales diferentes. En este sentido, no debemos confundir el concepto de ESTRATIFICACIÓN SOCIAL con el de ESTRUCTURA DE CLASES, ya que con este segundo nos estamos refiriendo a una forma específica de la estratificación social en unas sociedades y en unos contextos muy específicos.

Otros dos conceptos son fundamentales en el análisis sociológico: clase social y estrato social.

CLASE SOCIAL se refiere a la idea de clasificación, una clase no es más que una de las formas en que se podría clasificar a un individuo o grupo de acuerdo con sus características. Se trata de un término flexible y genérico con el que es posible referirse a realidades muy distintas. Este término ha adquirido connotaciones teóricas y políticas muy precisas.

 

 

Los distintos grupos sociales fueron denominados de diversas maneras a lo largo de la historia, pero el término clase con el significado actual no se ha utilizado hasta que se produjo la quiebra de la sociedad estamental y el desarrollo industrial capitalista.

No es fácil formular una definición sociológica suficientemente compartida del concepto de clase social.

Según BOTTOMORE, los principales puntos de coincidencia entre los distintos enfoques sociológicos sobre las clases sociales son 2:

–          Los sistemas de jerarquías sociales que son las clases son un artificio humano sometido a cambios de carácter histórico.

–          Las clases sociales son grupos económicos en un sentido más exclusivo.

En esta dimensión económica de las clases sociales van a coincidir numerosos analistas, por lo que la referencia a tal dimensión ha acabado convirtiéndose en patrimonio común de una época muy influida por la nueva óptica social surgida como consecuencia de la revolución industrial.

Los elementos que forman parte de esta dimensión económica se pueden resumir en los siguientes puntos:

         La subsistencia humana se basa en la producción (actividad básica)

         Los sistemas de producción, suponen una división creciente del trabajo.

         La división del trabajo implica la existencia de distintos papeles sociales.

         Todo sistema de producción implica que a los hombres les son atribuidos papeles que suponen el establecimiento de determinadas relaciones sociales.

         La posición relativa de los distintos grupos sociales en las relaciones de producción implica la división de la sociedad en clases. Las clases, por tanto, vienen condicionadas por las relaciones sociales y éstas varían en función de la organización social de la producción.

Lo importante es considerar que en las sociedades se producen diferencias entre los distintos grupos sociales y que esas diferencias vienen condicionadas por factores sociales, sobre todo por las relaciones que se establecen en los sistemas de producción.

Por tanto, las clases sociales están formadas por grandes grupos sociales cuyas posiciones en la sociedad vienen definidas por el papel que desempeñan en las relaciones de producción en un momento histórico determinado.

LENSKI ha definido las clases en términos de grupos con una posición de poder que les permite una distribución ventajosa de los excedentes que se producen en la sociedad.

La teoría MARXISTA señala que en la sociedad capitalista el factor fundamental que determina una desigual distribución de los privilegios estriba en el poder de explotar el trabajo ajeno.

 

Para MARX, la historia del hombre es la historia de las formas en que éste organiza sus relaciones (las relaciones de los hombres entre sí) para lograr sobrevivir y mejorar sus condiciones de vida en una infatigable lucha por controlar la naturaleza (relaciones entre los hombres y las cosas). Por ello, las relaciones entre los hombres están profundamente relacionadas con la forma en que se organizan las relaciones de los hombres con las cosas.

La evolución de los sistemas productivos conlleva un conjunto de caracterizaciones en la estratificación social que dan lugar a distintos modelos o pirámides de estratificación social. En la evolución de la sociedad industrial estas pirámides han variado desde las formas más jerarquizadas a las formas duales de las sociedades tecnológicas más desarrolladas.

La mayor parte de estudiosos de la desigualdad social parten del concepto de clase social. OSSOWSKI, por ejemplo, considera el concepto de estructura de clases como una dimensión más concreta y específica que el de estructura social. Para el, las proposiciones más comunes a todas las concepciones de la sociedad de clases pueden sintetizarse en 3 puntos:

•          “Las clases forman un sistema de grupos del orden más elevado en la estructura social”

•          “La división de las clases atañe a las posiciones sociales vinculadas con los sistemas de privilegios y de discriminaciones no determinadas por los criterios biológicos”

•          “La pertenencia de los individuos a una clase social es relativamente estable”

Las relaciones que establecen las clases sociales entre sí son de 2 tipos:

–          De ordenamiento, es decir, clasificadas de acuerdo a alguna magnitud social.

–          De dependencia, que, a su vez, puede ser de 2 tipos:

1.- Dependencia orgánica, es decir, de grupos interdependientes y complementarios.

2.- Dependencia negativa de intereses, en la que “los éxitos de una clase son fracasos de otra”.

Pero OSSOWSKI completará sus 3 postulados básicos con 4 características más concretas de las clases sociales:

1.- La disposición vertical de las clases, lo que supone el establecimiento de posiciones superiores o inferiores.

2.- La diversidad de los intereses de las clases estables.

3.- La conciencia de clase, que es, no sólo la conciencia de pertenencia a una clase, sino también la conciencia del puesto ocupado por esta clase en la jerarquía clasista.

4.- El aislamiento de clase. La falta de contactos sociales estrechos, la separación en la vida social y además, los efectos de este aislamiento en cuanto a la distinta disposición de los medios de consumo.

Muchos sociólogos utilizan el concepto de estrato social en vez del concepto de clase. El concepto de clase implica unos referentes sociológicos de posición social más precisos (clase obrera, clase burguesa, etc.), mientras el concepto de estrato tiene unos referentes más flexibles que dan lugar a clasificaciones de forma más escalonadas. (Estratos altos, medios-altos, medios-medios, etc).

El concepto de estrato se desarrolla en el marco de enfoques que cuestionan la concepción de clases basada en factores únicamente económicos. En esta impugnación de la concepción monista de las clases ha influido de manera importante los enfoques weberianos, sobre todo su distinción entre clases y grupos de status. La crítica a los enfoques monistas pretende sustituir, como factor determinante de la estratificación social, la ecuación clase social-situación económica por la trilogía clase, status y poder.

La consideración de estos 3 elementos dará lugar a 3 interpretaciones sobre los sistemas de estratificación social:

•          Se puede considerar que la prevalencia de uno u otro factor puede dar lugar de forma simultánea a distintos sistemas de estratificación social de base política.

•          La estructura de clases puede considerarse como una resultante de la influencia conjunta de los 3 factores, el político, el económico y el status. Factores a los que, a veces, se añade ideológico.

•          Se puede considerar a uno u otro factor como el fundamental y básico, entendiendo que en ese factor, a su vez, se reflejan los otros de manera no independiente. (En esta se sitúan los funcionalistas que consideran el status como el factor fundamental de la estratificación social). A partir de esta consideración cristalizará la idea de estrato frente a la de clase.

Hoy en día, no es correcto hablar de una única teoría sobre los estratos sociales, sino de un conjunto de enfoques diversos. Incluso las teorías de clases y de los estratos dejan de ser una alternativa dual confrontada conforme se van desarrollando nuevos enfoques sintetizadores. Aunque existe un punto de diferenciación de ambos enfoques, y es el que hace referencia al mayor componente objetivista y subjetivista de uno y de otro.

Así, se considera que las clases sociales están conformadas a partir de factores objetivos como la ubicación en el sistema de producción, la ocupación de una determinada posición en la red de relaciones de interdependencia y subordinación y el papel desempeñado en el conflicto social.

En cambio, los estratos sociales son vistos a partir de factores subjetivos como: La manera en que los demás aprecian y ordenan las posiciones sociales, basadas éstas en la estimación, el prestigio social, etc.

(Un resumen sobre las diferencias entre los conceptos de CLASE y ESTRATO lo podemos ver en la GRÁFICO 4 de la página 211).

 

Por otro lado, parte de la discusión sobre la teoría FUNCIONALISTA de la ESTRATIFICACIÓN ha girado en torno al postulado del CARÁCTER FUNCIONAL de la ESTRATIFICACIÓN SOCIAL que formularon KINGSLEY DAVIS y WILBER MOORE.

DAVIS y MOORE parten de que no existe ninguna sociedad sin alguna forma de estratificación. Pero qué función social cumple la estratificación. El primordial carácter funcional de la misma se verá en la necesidad que tiene la sociedad de:

•          “colocar y motivar a los individuos en la estructura social. Como mecanismo de FUNCIONAMIENTO, una sociedad debe distribuir a sus miembros en posiciones sociales e inducirlos a realizar las tareas de esas posiciones”. Por tanto, según DAVIS y MOORE, toda sociedad debe tener un conjunto de retribuciones y premios que cumplan un papel incentivador.

•          “los premios y su distribución llegan a ser una parte del orden social y así se origina la estratificación”.

•          “la desigualdad es una idea inconscientemente desarrollada por las sociedades a fin de que las posiciones más importantes estén ocupadas por las personas más cualificadas”.

Otra cuestión es cómo y con qué criterios se atribuyen los rangos a los distintos puestos sociales. Para DAVIS y MOORE, los puestos más premiados son:

–          los que tienen una mayor importancia para la sociedad.

–          los que requieren una mayor capacidad o talento.

Para evaluar la importancia de un determinado puesto apuntarán (DAVIS y MOORE) 2 posibles referencias objetivas:

  • Considerar hasta qué punto una determinada posición, es “funcionalmente única”.
  • Determinar el grado en que las otras posiciones dependen del puesto en consideración.

El talento es visto desde una doble perspectiva: la de aquellos puestos que requieren un talento natural muy especial y que, por escaso, exige altas recompensas y la de aquellos puestos que requieren competencia y conocimientos adquiridos.

 

6.- ESTRUCTURA Y CONCIENCIA DE CLASE: TENDENCIAS DE FUTURO.

Una clase es un grupo social relativamente homogéneo en sus condiciones  laborales y en sus intereses económicos, que ocupa una posición determinada de poder, de influencia y de oportunidades en la estructura social, en un momento histórico determinado de la evolución de los sistemas productivos, entendidos como sistemas sociales generales.

En la definición de clase social hay que atender a los elementos dinámicos que definen una situación o una posición dada.

 

Las clases deben ser entendidas como sujetos operantes en el curso de la dinámica social.

Los elementos sociológicos de coincidencia proporcionan las bases comunes a partir de las que se pueden desarrollar los rasgos constitutivos de una clase social, aunque por si solos no son suficientes.

La construcción de la “escalera” o escala social de la estructura de clase, léase preferentemente de abajo hacia arriba. (cuadro 1, página 218)

Todos los bloques se encuentran potencialmente interconectados ascendentemente por factores que pueden estimular, inducir, o neutralizar, bloquear, de manera que no siempre está garantizado el encadenamiento.

Existen dificultades que se interponen en el camino de un perfecto encaje de todas las posiciones, que algunos enfoques tradicionales trataron de obviar, recurriendo a la distinción entre “clase en sí” y “clase para sí”, entre una clase que lo es “objetivamente”, pero que no ha tomado conciencia de ello y no actúa como tal, y otra que sí lo hace.

Es conveniente operar con una mayor flexibilidad en la conceptualización previa de las clases sociales, si no se quiere dejar fuera de los esquemas analíticos a una buena parte de la realidad.

Lo importante es centrar la atención en los procesos en los que se manifiesta, y a través de los que incide social y políticamente la desigualdad.

Las rigideces de algunas teorías sobre las clases tienen su origen, en el modelo seguido como ejemplo para su definición inicial, la clase terrateniente inglesa que Marx y Engels tomaron como paradigma de lo que era una clase.

Se puede describir el complejo situacional de las clases sociales como una escalera, cada uno de los peldaños no constituye por si solo el elemento definidor suficiente, pero ayuda a entender a las clases, cuando se ha cubierto el trayecto en su totalidad se puede decir que se está ante una posición de clase completa.

Sin embargo al presentar análisis al final de los procesos, no se estarán formulando previsiones teóricas de utilidad, se estará registrando a posteriori lo que  ya ocurrió.

La respuesta a la pregunta de si en el futuro habrá clases sociales, al hilo de la emergencia del nuevo tipo de sociedades tecnológicas, la vamos a obtener evaluando lo verdaderamente importante, lo que piensen y lo que hagan las mayorías sociales.

En el transito hacia las sociedades tecnológicas avanzadas se están apuntando tendencias que denotan una acentuación de ciertas formas de desigualdad.

La expectativa de una recuperación de la línea evolutiva hacia una aminoración de las desigualdades sociales, es una posibilidad que exigirá una rectificación, que podrá surgir a partir de los conflictos en los procesos de antagonismo social, que requerirá una voluntad política concreta.

 

7.- LOS ROLES SOCIALES (IMPORTANTE)

Todas las personas tienden a comportarse en la sociedad de acuerdo a su papel social, es decir, tienden a actuar de acuerdo a pautas concretas y formas de comportarse propias del rol que desempeñan.

El concepto rol está íntimamente relacionado con el concepto de persona como actor social. Son ROLES el ser madre, maestro, juez, etc, por tanto, el número de roles que se desempeñan en una sociedad son muy numerosos y están en función de: las distintas tareas sociales y de las distintas necesidades sociales. Cada rol implica pautas específicas de comportamiento en contextos determinados ya que los actores sociales desempeñan distintos roles. Así, el profesor, es al mismo tiempo padre, hijo, deportista… en cada caso se esperará de él una forma de comportamiento distinta.

La sociedad puede ser vista como un conjunto de roles sociales que los individuos desempeñan en una forma que les orienta en su comportamiento y les permite prever el comportamiento que los otros tendrán de acuerdo al rol que desempeñan en cada momento concreto. La sociedad es un complejo entramado de relaciones entre actores sociales que se encuentran en determinadas posiciones sociales y que realizan distintos roles en sus relaciones con los otros actores sociales.

El concepto de rol ha sido definido por los sociólogos como: “Un sector del sistema de orientación total de un actor individual que se organiza sobre las expectativas en relación con un contexto de interacción particular, el cual está integrado con una serie particular de criterios de valor que dirigen la interacción con un alter o más en los roles complementarios adecuados”.

Los roles están caracterizados por 5 rasgos:

–          Son modos de comportamiento estandarizados y socialmente establecidos que son transmitidos intergeneracionalmente.

–          “enmarcan una serie de normas”, están conectados a un orden normativo.

–          Todo rol forma parte de un círculo o estructura social que supone un conjunto de relaciones de interacción concretas.

–          Los roles sociales definen campos de acción legítima dentro de las competencias propias del rol. (Ej: policía)

–          Forman parte del sistema de autoridad más amplio, e implican el cumplimiento de determinados deberes y obligaciones para uno mismo y para los demás.

Los roles hacen referencia a los modos de conducta socialmente establecidos. Lo cual significa que estos modos de conducta se encuentran institucionalizados y forman parte de la estructura de la sociedad, independientemente de las personas concretas que en un momento determinado los desempeñen. En este sentido, toda sociedad tiene establecido un conjunto de ROLES-TIPO que adquieren un mayor o menor grado de prevalencia según los contextos sociales y la evolución histórica.

El desempeño de los diferentes roles implica posiciones sociales diferentes. Lo que supone que cada rol lleva aparejado un status específico.

Algunos SOCIÓLOGOS consideran que los conceptos de ROL y STATUS son dos caras de la misma moneda: Con el concepto de rol se hace referencia a las obligaciones en el desempeño de un papel social. Y con el concepto de status se hace referencia a los derechos y el honor o prestigio social que se atribuyen a los que desempeñan dicho papel. Por ello se ha llegado a decir que: “Toda POSICIÓN SOCIAL es un STATUS-ROL que tiene dos aspectos: uno consiste en las OBLIGACIONES y el otro consiste en los DERECHOS.

Se dice que una persona ocupa una posición social si tiene una serie de obligaciones y goza de determinados derechos dentro del sistema social.

En las sociedades complejas, los actores sociales desempeñan un gran número de roles, cuya consideración social y status pueden ser diferentes, de forma que el status final dependerá del rol predominante que tenga un mayor impacto social.

En las sociedades más elementales, el status es un status adscrito que depende de las circunstancias personales y del rol principal del individuo, en función de su sexo, la edad, la familia a la que pertenezca, etc. Las complejas están más abiertas a status adquiridos que dependen de la propia actividad del individuo y de sus logros en profesionales o de riqueza. En estos casos lo que se ES depende básicamente de lo que se hace y no del papel que se desempeña.

La gran cantidad de ROLES que desempeña simultáneamente una persona puede dar lugar a que la misma se encuentre ante un conflicto de roles.

Melton señaló que cada situación social específica implica no sólo un papel asociado, sino múltiples.

 

8.- PROCESOS SOCIALES Y FORMAS DE INTERACCIÓN SOCIAL

Los SERES HUMANOS establecen sus RELACIONES con los demás por medio de un conjunto de FORMAS DE INTERACCIÓN ESTANDARIZADAS, que unas veces les llevan a COMPETIR, otras a COOPERAR, otras a OPONERSE, a DIFERENCIARSE, a AISLARSE, etc. A estas FORMAS ESTANDARIZADAS DE INTERACCIÓN las calificamos como “PROCESOS SOCIALES” y son como el “fluido” que mueve LO SOCIAL.

Las ESTRUCTURAS SOCIALES no deben ser vistas como una realidad RÍGIDA y CRISTALIZADA, sino como conjuntos INTERDEPENDIENTES y DINÁMICOS. En ese DINAMISMO los PROCESOS SOCIALES juegan un papel fundamental. Pero esta óptica DINÁMICA no debe sólo aplicarse a nivel MACROSOCIOLÓGICO, sino también a nivel de los PROCESOS SOCIALES concretos en torno a los que se articula la INTERACCIÓN SOCIAL.

Los PROCESOS SOCIALES están relacionados con el aspecto DINÁMICO de LO SOCIAL, con las maneras en que se conducen los hombres en el TEJIDO SOCIAL. Los PROCESOS SOCIALES han sido definidos como.

•          “Las FORMAS REPETITIVAS de CONDUCTA que se encuentran en la VIDA SOCIAL”.

•          “CADENAS o COMPLEJOS DE INTERACCIONES dirigidas a un FIN”.

•          “Los LAZOS o VÍNCULOS que existen entre las PERSONAS y los GRUPOS”.

En definitiva, podemos decir que: Los PROCESOS SOCIALES son las formas TIPIFICABLES y REPETITIVAS de INTERACCIÓN SOCIAL en que las personas organizan y orientan sus CONDUCTAS SOCIALES en las diferentes INSTANCIAS GRUPALES e INSTITUCIONALES que constituyen el ENTRAMADO de la sociedad.

Para algunos sociólogos las formas de RELACIONES SOCIALES ESTANDARIZADAS constituyen la verdadera realidad de LO SOCIAL, y por tanto, el objeto de estudio específico de la SOCIOLOGÍA. En este sentido SIMMEL señalará que: “Sólo cuando el CONTENIDO VITAL de cada hombre adquiere la forma de INFLUJO MUTUO, sólo cuando se produce una ACCIÓN de UNOS sobre OTROS, es cuando la nueva COEXISTENCIA ESPACIAL, o también la SUCESIÓN en el TIEMPO de los hombres, se ha convertido en una SOCIEDAD”.

La casuística de la INTERACCIÓN SOCIAL puede llegar a ser tan variada que es difícil TIPIFICAR unos pocos MODOS ESTANDARIZADOS de INTERACCIÓN.

Los enfoques PROCESUALISTAS han permitido superar la RIGIDEZ de los análisis que veían la CONDUCTA SOCIAL de los individuos sólo en términos de: CONFORMISMO o DESVIACIÓN.

Pero la óptica DUALIZADORA de clasificación de los PROCESOS SOCIALES reaparece en muchos planteamientos PROCESUALISTAS, por ejemplo, cuando se habla de SEIS grandes PROCESOS BÁSICOS, clasificados en DOS grupos:

– Los PROCESOS SOCIALES CONJUNTIVOS, que tienden a reforzar la INTEGRACIÓN SOCIAL: La COOPERACIÓN, La ACOMODACIÓN y La ASIMILACIÓN.

– Los PROCESOS SOCIALES DISYUNTIVOS,  que debilitan la INTEGRACIÓN y producen un distanciamiento entre las personas: El CONFLICTO, La OPOSICIÓN y La COMPETENCIA.

NISBET considera que los PROCESOS DE INTERACCIÓN SOCIAL básicos y universales son CINCO: El INTERCAMBIO, La COOPERACIÓN, El CONFORMISMO, La COERCIÓN y El CONFLICTO.

Pese a la dificultad de clasificar los PROCESOS y a riesgo de caer en la simplificación, se puede proponer un esquema clasificatorio de acuerdo a la consideración conjunta de DOS grandes CRITERIOS (que representaremos en un eje de coordenadas): El ACTIVISMO/PASIVIDAD. (En el eje de ordenadas) y La INTEGRACIÓN/DESVIACIÓN. (En el eje de abcisas). Gráfico 5, pág.235

•          En el PRIMER CUADRANTE tendríamos los procesos de INTEGRACIÓN ACTIVA. A través de ellos las personas contribuyen al logro de FINES SOCIALES COLECTIVOS de una manera ACTIVA, los principales PROCESOS SOCIALES ubicables en este cuadrante son: La COOPERACIÓN y las formas de COMPETENCIA NO DISFUNCIONALES para el sistema, es decir, las que se producen en forma de EMULACIÓN en el GRUPO y no se basan en una SOBRE-IMPOSICIÓN sobre los demás.

Con un menor grado de ACTIVIDAD POSITIVA ubicamos en este CUADRANTE: El INTERCAMBIO.

Y con menor grado de INTEGRACIÓN ACTIVA ubicamos: La COERCIÓN.

Respecto a la COMUNICACIÓN, como forma de INTEGRACIÓN ACTIVA, más adelante veremos sus peculiaridades.

•          En el SEGUNDO CUADRANTE (inferior izquierda) se sitúan los PROCESOS DE INTEGRACIÓN PASIVOS, es decir, aquellos en los que los LAZOS SOCIALES no son puestos EN CUESTIÓN, pero sin darse una ORIENTACIÓN ACTIVA y POSITIVA de la conducta, entre estos PROCESOS están: Los de CONFORMISMO, Los de ACOMODACIÓN Y en menor grado, la ASIMILACIÓN.

•          En el TERCER CUADRANTE (superior derecha) ubicamos los PROCESOS DE DESVIACIÓN ACTIVA, de acuerdo a los distintos grados de ACTIVISMO y las distintas posiciones de DESVIACIÓN o MODIFICACIÓN de las INERCIAS SOCIALES.

El mayor grado de ACTIVISMO en la DESVIACIÓN daría lugar a los PROCESOS de: RESISTENCIA, OPOSICIÓN y CONFLICTO.

El menor grado de DESVIACIÓN daría lugar a: El DISENTIMIENTO.

Las manifestaciones ACTIVAS de una DESVIACIÓN MODERADA dan lugar a PROCESOS de: INNOVACIÓN y MEDIACIÓN.

Y si es poco ACTIVA daría lugar a: La DIFERENCIACIÓN.

También una COMPETENCIA AGRESIVA y con SOBREIMPOSICIÓN  podría ubicarse en este CUADRANTE.

•          El CUARTO CUADRANTE (inferior derecha) corresponde a los PROCESOS DE DESVIACIÓN PASIVA, en los que la NO asunción de los PATRONES COLECTIVOS se traduciría en mecanismos de: RETRAIMIENTO y AISLAMIENTO.

Pero en la realidad concreta NO todos los PROCESOS SOCIALES tienen una ORIENTACIÓN y SIGNIFICACIÓN en el continuo INTEGRACIÓN/DESVIACIÓN. Es decir, no todos los PROCESOS son fácilmente clasificables como ASOCIATIVOS o DISOCIATIVOS, sino que frecuentemente presentan un carácter MIXTO.

A finales siglo XX se ha utilizado un nuevo concepto referido a procesos no integradores: la exclusión social. Se refiere a todas aquellas personas que se encuentran fuera de las oportunidades vitales que definen una ciudadanía plena en las sociedades avanzadas. Se trata de un concepto cuyo significado se define en sentido negativo.

La expresión “exclusión social” implica una imagen dual de la sociedad, en la que existe un sector “integrado” y otro “excluido”. Debe situarse en la perspectiva general de los procesos de dualización y segregación que han existido a lo largo de toda la evolución social, forman parte de la lógica específica de los grandes alineamientos sociales, que pueden situarse en una dialéctica de “inclusión-exclusión”.

La intensificación de los procesos de exclusión está alimentando el desarrollo de sectores sociales cada vez más perfilados, también calificados como “infraclases”. La exclusión es un proceso de segregación social, mientras que las infraclases son grupos sociales o cuasi-clases formadas por las víctimas principales de dichos procesos de exclusión.

Es un proceso de transformación general que da lugar a una nueva caracterización de la “cuestión social” que implica quiebras sociales profundas con graves riesgos de “desinserción social”.

El concepto de exclusión connota una visión sobre los modos de estar o pertenecer a una sociedad que cubre una gama de posiciones que van desde la plena integración a la exclusión, pasando por diversos estadios intermedios caracterizados por cierto grado de riesgo vulnerabilidad social.

Para entender este continuo de posiciones sociales, partiremos de lo que se entiende en una sociedad como el standard.

Thomas H. Marshall proporcionó la noción de ciudadanía social, en tres etapas: la civil, la política y la social.

Lo importante es que la conquista de ésta nueva experiencia social se basaba en un compromiso del Estado para con la sociedad en su conjunto, cuando ese compromiso social, y público, se debilita o desaparece para algunos ciudadanos se puede hablar de un proceso de exclusión social.

La concurrencia de perspectivas analíticas (cultural, económica, laboral) confiere a este concepto una densidad teórica y riqueza analítica, que lo hace útil para focalizar la problemática más acuciante en las sociedades del siglo XXI.

Elementos comunes en las aproximaciones a la expresión “exclusión social”:

1)         Es un fenómeno estructural (no casual o singular).

2)         Está aumentando.

3)         Tiene un cariz multidimensional (puede presentar acumulación de circunstancias desfavorables).

4)         Se relaciona con procesos sociales que conducen a individuos y grupos a no ser considerados como miembros de pleno derecho de la sociedad.

La expansión de los estudios sobre exclusión, se acentuó al difundirse el aumento de individuos que se encontraban ubicados en una situación como de “flotación”, como de “gravidez social”, sin un espacio ni un papel específico suficientemente valioso; en zonas sociales fronterizas.

Grandes ámbitos de exclusión/integración en la sociedad. (Ver cuadro 2, pág. 242)

Finalmente, un conjunto de PROCESOS que requiere especial atención son los PROCESOS DE COMUNICACIÓN. En ellos se produce uno de los más altos grados de INTERPENETRACIÓN entre INDIVIDUO y SOCIEDAD, en la medida que LO SOCIAL se haya en gran parte RECOGIDO y PROYECTADO en el LENGUAJE. El LENGUAJE lleva en sí mismo la matriz de LO SOCIAL, la sociedad penetra en el individuo con cada TÉRMINO que emplea.

Pero la COMUNICACIÓN no se realiza sólo a través del LENGUAJE, sino a partir de un CONTEXTO COMUNICATIVO más amplio estudiado por distintas corrientes sociológicas:

•          El INTERACCIONISMO SIMBÓLICO nos permite situar la comprensión de los PROCESOS DE COMUNICACIÓN a partir del concepto de “SITUACIÓN SOCIAL”, que hace referencia a la complejidad de los CONTEXTOS SOCIALES.

GEORGE HERBERT MEAD (1.863-1.931) puso el énfasis en el PAPEL desempeñado por el GESTO como elemento de SEÑALIZACIÓN RECÍPROCA en la CONDUCTA SOCIAL. El GESTO es entendido como un elemento de transición desde la ACCIÓN al LENGUAJE.

En los PROCESOS DE COMUNICACIÓN intervienen distintos ELEMENTOS CODIFICADOS que adquieren su SIGNIFICADO en grupos determinados que los entienden formando una COMUNIDAD DE DISCURSO.

De esta manera, los OTROS, es decir, la SOCIEDAD, influyen con sus formas de COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA y GESTUAL en los COMPORTAMIENTO MUTUOS.

En este PROCESO RECÍPROCO de INFLUENCIAS COMUNICATIVAS, la sociedad ejerce una influencia importante en la CONDUCTA de los individuos, mediante lo que los INTERACCIONISTAS SIMBÓLICOS califican como “el OTRO GENERALIZADO” que refleja la ACTITUD de la sociedad.

GOFFMAN entiende la INTERACCIÓN como un proceso escalonado que va desde la “INDIFERENCIA EDUCADA”, con un conjunto de “normas de CRUZARSE”, normas de ESTAR con otros sin prestar ATENCIÓN, etc, hasta “el ENCUENTRO”, que implica un SALUDO, unas MIRADAS, etc.

Desde el enfoque de GOFFMAN, la INTERACCIÓN implica:

         Una DISPOSICIÓN CORPORAL que comprende, GESTOS, VESTIDOS, EXPRESIONES EMOCIONALES, etc.

         Un PROCESO COMUNICATIVO que supone un INTERCAMBIO de información CONCEPTUALIZADA.

         Un conjunto de POSICIONES o DISPOSICIONES MUTUAS, de apertura, de evasión, de subordinación, etc.

GOFFMAN ha subrayado la importancia de los componentes de EXPRESIVIDAD NO VERBAL en los PROCESOS DE COMUNICACIÓN.

La forma en que los ACTORES SOCIALES se presentan a los demás con el fin de definir la percepción que los otros tienen de ellos, GOFFMAN lo califica como “FACHADA” (FRONT), cuyos elementos son:

         El “MEDIO” (SETTING), que incluye el MOBILIARIO, el DECORADO que proporciona el ESCENARIO para la ACCIÓN HUMANA.

         La “APARIENCIA” (APPEARANCE), que da información sobre el STATUS SOCIAL del ACTOR SOCIAL, por medio de sus VESTIDOS y otros elementos que identifiquen el PAPEL SOCIAL que desempeña.

         Los “MODALES” (MANNER), que intentan reforzar el ROL que se desempeña, con ademanes AGRESIVOS, HUMILDES, etc.

 

 

 

 

TEMA 6.- CULTURA, PERSONA, SOCIEDAD

 

1.- CULTURA Y SOCIEDAD (muy importante)

 

La respuesta a por qué el hombre ha logrado sobrevivir y adaptarse al medio sólo podemos darla recurriendo al concepto de CULTURA. Si hay una característica distintiva de lo humano eso es la cultura.

Como ha señalado HERSKOVITS: “La cultura aporta al hombre el medio de adaptarse a las complejidades del mundo en que nació, dándole el sentido, y algunas veces la realidad, de ser creador de ese mundo, al mismo tiempo que criatura de él…, la cultura es la parte del ambiente hecha por el hombre”.

Igual que el hombre ha sido calificado como “animal constructor de la cultura”, de la cultura se ha dicho que es la “herencia social de la humanidad”.

El hombre hereda además de unos rasgos biológicos, un importante componente social que va interiorizándose mediante un proceso de aprendizaje, esto lo diferencia de otras criaturas que basan su vida social en el instinto.

Según JOHNSON el hombre, al nacer, es incapaz de formar parte en ningún tipo de sociedad y, sin embargo, los niños se convierten en miembros de las sociedades humanas debido a un proceso de aprendizaje. Y señalará que: “La socialización es el aprendizaje que capacita a un individuo para realizar roles sociales… La cultura es lo que se aprende en la socialización”.

La SOCIALIZACIÓN ha sido definida como:

–       “Lo referido a todos los factores y procesos que hace que un humano se encuentre preparado para vivir en compañía de otros” (PETER KELVIN)

–       “El proceso por medio del cual los individuos desarrollan una personalidad como resultado del aprendizaje de los contenidos de una cultura dada y una cultura es transmitida de una generación a otra”, (B.S.PHILLIPS).

La cultura se aprende mediante un proceso de socialización por medio del cual los individuos son enseñados a comportarse de acuerdo con los patrones culturales de una determinada sociedad. Al existir en las sociedades distintos patrones sociales y diferentes pautas de conducta, las personas serán moldeadas por los contextos culturales en que se desarrollan.

En las sociedades existen unas formas de conducta institucionalizadas, son los roles sociales. Los individuos tienden a ajustarse a sus papeles y a actuar conforme a lo que de ellos se espera según el rol social que desempeñen en cada circunstancia.

Como ha señalado KLUCKHOHN: “La cultura determina el camino de conducta que elige un individuo… la socialización implica la posibilidad de predicción de la conducta diaria de un individuo… los que conservan mucha independencia, necesariamente o están en el manicomio o están en la cárcel”.

El concepto de cultura es una herramienta metodológica de gran utilidad para precisar la verdadera naturaleza de lo social. En este sentido, LINTON ha dicho que: “El trabajo sociológico debe comenzar con la investigación sobre las culturas”.

GOLDTHORPE va más allá y considera que el concepto de cultura es: “el de mayor importancia para la sociología”.

Cultura y sociedad son conceptos mutuamente imbricados y complementarios.

La cultura presenta distintas facetas y contenidos, pudiendo identificarse en ella un componente socio – estructural, un referente conductual y una base material.

Por ello podemos considerar a ambos conceptos como íntimamente imbricados, incluso se ha hablado de ellos como verdaderos co – términos, conceptos cuyo sentido no puede entenderse si no es en su mutua relación.

En este sentido, LINTON ha subrayado: “Es tan estrecha la vinculación entre individuo, sociedad y cultura, y tan continua su acción recíproca, que el investigador que intente trabajar con alguna de estas 3 entidades, sin considerar las otras, acabará en un callejón sin salida”.

El matiz que puede establecerse en estos conceptos es de naturaleza analítica, según consideremos lo social preferentemente en referencia a: sus componentes organizativos, sus marcos estructurales y los contenidos sociales más generales heredados.

Así, la complementariedad de tales conceptos se entiende en función del mayor énfasis que se ponga, o bien en los contenidos, o bien en los continentes de lo social.

 

 

2.- EL CONCEPTO DE CULTURA (importante)

 

Este concepto es utilizado por los científicos sociales con un significado concreto y específico diferente al que tiene en el lenguaje común, esa es su particularidad.

La primera definición moderna de cultura fue de Tylor en 1.871:

“La cultura o civilización, en sentido etnográfico amplio, es aquel todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el hombre en cuanto miembro de la sociedad”. “La situación de la cultura en las distintas sociedades humanas es un objeto apto para el estudio de las leyes del pensamiento y de la acción del hombre. Por una parte, la uniformidad que en tan gran medida caracteriza a la civilización debe atribuirse, en buena medida, a la acción uniforme de causas uniformes; por otra parte, sus distintos grados deben considerarse etapas de desarrollo o evolución, siendo cada una el resultado de la historia anterior y colaborando con su aportación a la conformación de la historia del futuro”.

La difusión del moderno concepto de cultura ha corrido de forma paralela a la diversificación sobre su sentido y alcance. Así, la cultura se ha entendido como: elemento de determinación de conductas, mecanismo adaptativo, sistema coherente, comportamiento pautado, etc. Y hasta 150 definiciones de CULTURA recoge “Cultura. Una revisión crítica de conceptos y definiciones” de KROEBER y KLUCKHOHN.

Por su parte, MALINOWSKI se referirá a la cultura como: “El conjunto integral constituido por los utensilios y bienes de consumo, el cuerpo de normas que rige los diversos grupos sociales, las ideas y artesanías, creencias y costumbres. Ya consideremos una muy simple y primitiva cultura o una muy compleja y desarrollada, estaremos en presencia de un vasto aparato, en parte material, humano y espiritual con el que el hombre es capaz de superar los problemas que lo enfrentan.

Y continúa diciendo que: “Estos problemas surgen del hecho de tener el hombre un cuerpo sujeto a necesidades orgánicas y vivir en un ambiente natural que es su mejor amigo, pues le provee de materias primas, aunque también es un peligroso enemigo, al abrigar muchas fuerzas hostiles”.

Entre los aspectos de esta definición que MALINOWSKI quiso subrayar hay que referirse a:

–       Su acento en que la “teoría de la cultura debe basarse en hechos biológicos”.

–       Su precisión, en virtud de la cual, el hombre, con todo el “equipo de artefactos y su aptitud para producirlo y valorarlo”, crea un “ambiente secundario” para mejor adaptarse al medio y mejorar sus condiciones de vida y ser.

–       Su insistencia en que la definición de cultura debe tener en cuenta otro “concepto esencial”, el de organización. “El rasgo esencial de la cultura es la organización de los seres humanos en grupos permanentes”.

RALPH LINTON definirá la cultura como: “La configuración de la conducta aprendida y de los resultados de la conducta, cuyos elementos comparten y transmiten los miembros de una sociedad”.

HERSKOVITS se referirá a la cultura como: “La parte del ambiente hecha por el hombre”. Y proporcionará una definición simultánea y paralela entre cultura y sociedad: “Una cultura es el modo de vida de un pueblo; en tanto que una sociedad es el agregado organizado de individuos que siguen un mismo modo de vida… una sociedad está compuesta por gentes; el modo como se comportan es su cultura”.

Recapitulando, podemos decir que la cultura puede enmarcarse a partir de los siguientes rasgos:

–       Es básicamente una característica específica de los seres humanos, es el único ser capaz de crear y transmitir una cultura humana.

–       Es el factor fundamental de la sociabilidad humana, y sólo puede desarrollarse en sociedad.

–       Es una adquisición. No es algo innato al hombre, los rasgos culturales son asumidos por medio de procesos de aprendizaje y socialización.

–       Está articulada institucionalmente, en toda sociedad existen mecanismos institucionalizados de comportamiento (o pautas culturales establecidas) que tienden a conformar la personalidad de los individuos de acuerdo con el papel social que desempeñan.

–       Hace posible una mejor adaptación al medio del hombre, mediante la cultura el hombre recrea un ambiente propio, pero, paradójicamente, queda “atrapado” por la nueva lógica de su obra histórica. El hombre es al tiempo artífice y esclavo de sus creaciones culturales.

Respecto a los componentes y contenidos de la cultura, por ejemplo, LINTON se ha referido a:

–       Los elementos materiales de la cultura, (artesanía, industria).

–       Los elementos cinéticos, (las conductas manifiestas).

–       Los elementos psíquicos, (conocimientos, actitudes y valores).

JOHNSON se referirá a los elementos no materiales de la cultura mencionando:

–       Los elementos cognitivos, (los conocimientos sobre el mundo físico y social, así como los sistemas y métodos de conocimiento).

–       Las creencias, (o convicciones no verificables).

–       Los valores y normas, (los modelos de conductas pautados y los principios que los orientan).

–       Los signos (sobre todo el lenguaje).

–       Las formas de conducta no normativas (ademanes, gestos, etc).

 

 

 

3.- CULTURA Y PERSONALIDAD (muy importante)

 

En la problemática de la cultura debemos determinar el influjo de lo socio – cultural en la personalidad.

Debemos empezar por precisar que el concepto de personalidad desde el punto de vista sociológico,  es más amplio y rico que el de individuo y hace referencia específicamente a los “contornos sociales estereotipados conformados por la cultura”, tal como son asumidos por los individuos.

Mucha gente tiene asumida la idea de que toda cultura influye en determinados aspectos de la personalidad, como lo demuestra el hecho de que existen los estereotipos nacionales, (el francés es chauvinista, el alemán disciplinado, etc).

Los estereotipos nacionales o personalidades básicas tipo, nunca se dan en toda su puridad y para todos los individuos por igual, pero sí hacen referencia a ciertas peculiaridades más arraigadas en cada sociedad. Es lo que nos permite decir que un zulú es distinto de un francés.

Con el concepto de personalidad se hace referencia a las formas más típicas de comportarse en una determinada cultura.

Así, la cultura ejerce una presión en los individuos, que tienden a comportarse según unas determinadas personalidades, que reflejan las características propias de los contornos sociales estereotipados de dicha cultura. Es lo que los científicos sociales llaman personalidades básicas.

Las investigaciones de KARDINER y LINTON demostraron que cada cultura tiende a crear una cierta “personalidad básica tipo”, formada por el conjunto de características de la personalidad concordantes con el “orden total de las instituciones” de una determinada sociedad. Sus estudios se centraron en los desajustes de los individuos a las instituciones, lo que contribuyó a aportar luz en la investigación de las relaciones cultura – personalidad.

Las interrelaciones entre cultura y personalidad han dado lugar, a que la sociología reivindique en su análisis el uso de una teoría general de la personalidad y del conocimiento de las características de las personalidades de los actores sociales.

En torno al concepto sociológico de personalidad se han desarrollado una buena cantidad de investigaciones. Como por ejemplo:

–       Los estudios de WHYTE sobre el “hombre organización”.

–       Los de KAREN HORNEY sobre la “personalidad neurótica de nuestro tiempo”.

–       Los de RIESMAN sobre la correspondencia entre ciertos “caracteres sociales” típicos y las distintas fases de evolución demográfica y económica de las sociedades, lo que le llevó a distinguir entre:

  1. 1.      El tipo de personalidad dirigido por la tradición”, (sociedades más primitivas).
  2. 2.      El  tipo dirigido internamente”, (sociedades en fase de crecimiento industrial).
  3. 3.      El tipo dirigido por los otros”, (sociedades terciarizadas y en declive demográfico).

Pero como ha señalado STEPHAN SPITZER, la “relación entre personalidad y estructura social puede ser vista desde varias perspectivas”.

Según SPITZER, la personalidad puede verse como un producto de la estructura social o la estructura social puede contemplarse como un producto de las características de la personalidad.

La primera perspectiva nos lleva a plantear la cuestión de: Cómo las instituciones sociales transmiten los valores y orientaciones, cómo se determinan las formas por medio de las cuales la personalidad se estructura y cómo se ejerce el control social para minimizar el comportamiento desviado.

La segunda perspectiva nos lleva a plantear la cuestión de: cómo la personalidad contribuye al funcionamiento de los sistemas sociales, cómo la personalidad determina las características de las instituciones sociales.

SPITZER contempla una tercera perspectiva en la que las relaciones entre personalidad y estructura social están en niveles de análisis separados aunque interdependientes.

Independientemente de la perspectiva que se adopte, lo cierto es que hay una interdependencia entre los conceptos de cultura y personalidad, y es también cierto que en toda cultura se plasman ciertas formas estandarizadas de comportamientos sociales – tipo. Esto lo vemos, por ejemplo, en la existencia de determinadas experiencias y determinadas necesidades comunes a todos los hombres, y también determinadas formas institucionalizadas de enfrentarse con tales experiencias y de resolver tales necesidades. Así, las necesidades de reproducción dan lugar a las instituciones familiares o las necesidades de sustento dan lugar a las instituciones económicas, etc.

KARDINER ha reclamado la “universalidad de determinadas experiencias comunes a todos los hombres”. Para él, las instituciones para resolver las necesidades biológicas del hombre están divididas en 2 grupos:

–       Las “instituciones primarias”, familia, grupo propio, disciplinas básicas, técnicas de subsistencia, etc.

–       Las “instituciones secundarias”, la religión, los ritos, el pensamiento, etc.

Como hemos visto, el ser humano es producto de la cultura, es un ser moldeable, esto implica que las estructuras de personalidad son imitadas mediante la asunción de pautas culturales establecidas.

Pero no todos los individuos se adaptan a la “normalidad”, siempre hay grupos o individuos no integrados culturalmente. Esta desadaptación nos muestra que la relación individuo – sociedad no está exenta de conflictos. Lo cual nos lleva a plantear 2 cuestiones:

  • Al hablar de las relaciones entre cultura y personalidad, hay que precisar los límites y el alcance de la capacidad conformadora de la cultura, ya que hay que contar con amplios márgenes de libertad e independencia por parte del hombre.
  • Cuáles son las consecuencias y cuáles son los problemas que pueden crear a los individuos los desajustes con los marcos institucionales de la cultura.

En este sentido, KAREN HORNEY ha hablado de la “personalidad neurótica de nuestro tiempo” o ERICH FROMM plantea el carácter enfermo de determinados tipos de sociedad que no responden a las necesidades humanas.

La realidad es que los datos empíricos en las sociedades complejas demuestran que:

–       Existen más clases de variación en los tipos de personalidad que los que se establecen en algunas clasificaciones esquemáticas.

–       En las sociedades concretas se dan distintos grados de ajuste y acomodo a las pautas culturales dominantes.

–       Hay bastantes tipos de desarreglos y conflictos de personalidad como consecuencia de las tensiones que causan las distintas influencias culturales, incluso existe conflicto entre los distintos roles que confluyen en un único individuo.

No es extraño que estos conflictos y colisiones de roles puedan generar: incertidumbres de conducta, comportamientos atípicos y perturbaciones de personalidad.

Esto nos lleva a la conclusión de que un ajuste absoluto a los patrones culturales no existe. Y no existe porque la cultura homogénea tampoco existe. Lo que en realidad existe es una cultura predominante y otras culturas secundarias, lo que posibilita que los individuos reciban influencias culturales diferentes, incluso contrapuestas.

Si a esto añadimos la interdependencia mundial y los actuales sistemas de comunicación que han multiplicado las influencias de formas culturales muy diversas, nos encontraremos con una cierta crisis del concepto de influencia cultural en un sentido rígido, uniforme y lineal.

En las sociedades actuales sería más precisa la utilización del concepto de pluri – cultura. La aceleración de los cambios, en estas sociedades, el creciente pluralismo cultural, y los conflictos de patrones culturales, están conduciendo a nuevas situaciones en las que muchos individuos empiezan a sentir que han perdido criterios de orientación claros.

Asimismo, se puede constatar la existencia, en las sociedades de nuestro tiempo, de importantes tendencias culturales grupales que acentúan las diferencias con el conjunto social, como es el caso de las tribus urbanas.

Por otra parte, los procesos migratorios tienden a agudizar las interinfluencias entre sociedades de tradiciones culturales, históricas y geográficas muy diferentes.

Los ajustes entre cultura y personalidad están también influidos por: las cualidades innatas de los individuos, la manera diferenciada en que los individuos experimentan los procesos de socialización y aprendizaje, la eficacia de los distintos sistemas de socialización etc.

Por último, según LINTON, la cultura influye en los individuos a 2 niveles y por 2 vías diferenciadas:

–       Por una parte, “a la cultura se debe el grueso del contenido de cualquier personalidad y, también, por el énfasis que pone en determinados intereses y objetivos, una gran parte de la organización superficial de las personalidades”.

–       Por otra parte, “los tipos psicológicos, no pueden explicarse completamente sobre la base de las influencias culturales”.

 

 

TEMA 7.- SOCIEDADES HUMANAS Y SOCIEDADES ANIMALES

 

 

1.- ETOLOGÍA Y SOCIOLOGÍA (importante)

 

En los últimos años, la Etología (ciencia que se ocupa de los comportamientos y costumbres de los animales) ha realizado numerosos estudios sobre las otras “sociedades animales”. Esos estudios han adquirido una gran popularidad y han dado lugar a que la Sociología incida específicamente sobre esos temas.

Existen 2 razones por las que se han popularizado los estudios etológicos:

–       La gran cantidad de investigaciones, hechas por biólogos, sobre la vida social de diversas especies. Estas investigaciones, con resultados llamativos, animaron a experiencias de socialización y aprendizaje en primates e intentaron lograr su adiestramiento en el campo de la comunicación y el lenguaje.

–       La influencia de las nuevas orientaciones analíticas propias de la etología pero que se aplicaron al estudio de la realidad social y biológica del hombre. Como ocurrió con los estudios de: Lorenz sobre la agresividad, Desmond Morris sobre el “mono desnudo” entre otros.

Con la metodología Etológica se intenta utilizar los conocimientos que proporcionan “algunos estudios de las especies no humanas” en la medida en que “pueden ayudarnos a entender la conducta social del hombre”, como señalara ROBERT HINDE.

Sin embargo, en los últimos años, la Sociobiología ha intentado dar un sesgo distinto a estas cuestiones. Los autores de esta corriente pretenden buscar una fundamentación biológica del fenómeno social e intentan re-encontrar el cordón umbilical que mantiene a los hombres unidos a la lógica global de lo social.

WILSON definirá la Sociobiología como: “El estudio sistemático de las bases biológicas de todo comportamiento social”.

Las reacciones que se han creado desde los círculos Sociológicos ante tales pretensiones de absorción disciplinar y de reduccionismo biológico han combinado por un lado, elementos de defensa de un campo científico propio, el de la Sociología, y por otro consideraciones críticas de mayor entidad analítica.

Pero el tema de las relaciones, diferencias y similitudes entre las sociedades humanas y las animales no puede ser despachado de forma simplificadora, sino que requiere un tratamiento objetivo e imparcial de aquellos datos que sean fruto de una investigación científica rigurosa.

 

 

2.- EL DEBATE SOBRE EL CONTINUO SOCIAL

 

Los análisis de etólogos y sociobiólogos despiertan en los sociólogos ciertas reacciones de defensa de la especificidad del propio campo profesional de la Sociología.

Este fenómeno se ha explicado por la peculiaridad de las relaciones entre biología y la sociología que existe desde los orígenes de la Sociología y que intenta afirmar la especificidad diferenciada de sus campos temáticos en relación con los de la biología.

En las primeras etapas de la Sociología, sobre todo de la mano del organicismo spenceriano, existían importantes vías de comunicación con la biología. Pero dichas vías se vieron dificultadas por 3 motivos:

–       Por el desarrollo autónomo y diferenciado de otras disciplinas que seguía la sociología.

–       Por el alcance socio – político más general que adquirieron los enfoques del darwinismo social.

–       Por la mala prensa de que gozaron los planteamientos más ingenuos del organicismo.

También se ha querido ver cierta “resistencia psicológica” a esa posible confluencia entre sociedades humanas y animales que suponía una agresión y ofensa a lo que FREUD llamó narcisismo humano. Según FREUD, el hombre se consideró soberano de todos los seres e incluso comenzó a abrir un abiso entre él y ellos, negándoles la razón y atribuyéndose un alma y un origen divino, todo ello le permitió romper todo lazo de comunidad con los animales.

Para FREUD, las teorías de DARWIN fueron una de las grandes ofensas históricas al narcisismo de la humanidad: “la ofensa biológica”. Dicha ofensa se amplifica con la posibilidad de extender el esquema biológico de la evolución al campo de lo social.

Otro factor de resistencia a la aceptación de la tesis de la continuidad de las formas sociales procede de la forma en que la “hipótesis del cazador” aparece asociada a ciertas interpretaciones. La práctica social de la caza debió jugar un importante papel en el proceso de hominización, no sólo desde el punto de vista de la subsistencia, sino también por el perfeccionamiento y evolución de las primeras formas de organización social.

Sin embargo, algunos datos arqueológicos han generado hipótesis sobre el carácter agresivo y violento del hombre en el proceso de diferenciación respecto a otras especies y presenta nuestra evolución como sangrienta y violenta. Es lo que se conoce como la hipótesis del mono asesino, lanzada por DART tras ciertos descubrimientos arqueológicos. ARDREY se ha referido a esta hipótesis señalando que: “Si entre todos los primates el hombre es único, es porque nosotros, a través de millones de años, nos vimos obligados a matar para sobrevivir”.

No puede negarse que la historia conocida del hombre ha estado muy marcada, entre otras cosas, por la guerra y la violencia. El hombre puede ser considerado como el ser vivo que practica la guerra organizada dentro de su especie. La especialización en el “arte de la violencia” y el desarrollo de “ejércitos organizados”, explican por qué nuestra especie logró adaptarse en ambientes que le eran hostiles.

La antipatía que despiertan estas teorías, explica la frecuencia con que las comparaciones a las que se recurre para establecer la diferenciación entre los modelos sociales de los primates y los de los hombres, caigan en la simplificación de “prescindir” de gran cantidad de etapas intermedias que duraron cientos de miles de años. Aunque el verdadero salto en las comparaciones es el que se produce entre las comunidades de simios más inteligentes de la actualidad, chimpancés y gorilas, y las de las comunidades de homínidos hoy desaparecidos.

Lo que sería preciso conocer, para establecer la verosimilitud de la hipótesis del continuum social, es cuál fue la verdadera naturaleza de las sociedades de australophitecus, homo habilis, etc.

Esto nos lleva a reconocer la necesidad de no entender el concepto de homo como algo cerrado y delimitado, sobre todo teniendo en cuenta que el proceso de hominización fue extremadamente dilatado en el tiempo. (El HOMO SAPIENS cuenta con más de 100.000 años y existen rastros de HOMÍNIDOS con más de 4 millones de años). Por ello se hace difícil establecer comparaciones precisas entre las formas sociales humanas y las de los principales primates.

Aunque lo que aquí nos ocupa es considerar las relaciones y diferencias entre las sociedades humanas y las animales con más amplitud.

El hombre sin lo social, sin la cultura, no sería concebible como tal. De ahí que los sociólogos hayan reclamado la especificidad de lo social en el hombre.

Las barreras que la sociología marcaba tradicionalmente entre sociedades humanas, sociedades animales y el “estado de naturaleza”, han dejado de tener la claridad que antes consideraba, apareciendo mucho más difuminadas.

Así, PHILIP SLATER considera que: “Si definimos la existencia en sociedad (en oposición al estado de naturaleza) como un permanente vivir en un grupo definible que se distingue de otros grupos similares, en condiciones tales que:

–       Sea imposible la supervivencia fuera del grupo.

–       La interrupción del proceso de socialización impida que se alcance un comportamiento plenamente adulto.

–       El comportamiento adulto diario se encuentre controlado por otros miembros del grupo.

Habremos de admitir en tal caso que la mayoría de primates viven en sociedades y no es un estado de naturaleza”.

Hoy en día el desarrollo de los estudios Etológicos está permitiendo profundizar en:

–       Los distintos tipos de relaciones sociales (territorialidad, dominio, jefatura, etc).

–       Las distintas funciones que puede cumplir la sociabilidad (desde la defensa hasta la organización de la alimentación).

 

 

3.- LAS SOCIEDADES ANIMALES (importante)

 

Las sociedades superiores de insectos (termitas) presentan formas de organización social muy sofisticadas, con una rígida división del trabajo, su propio sistema de comunicación, sus propias construcciones, etc. Pero estas sociedades son estáticas en las que casi no existe variación en el comportamiento.

En estas formas de organización, lo social es morfológico y la diferenciación de los papeles sociales viene acoplada a la diferenciación biológica de los individuos. Las sociedades funcionan como si fueran una especie de gran organismo.

Como ha señalado MARCEL SIRE: “Las sociedades de insectos y las humanas tienen puntos comunes, como la división del trabajo,  la jerarquía, etc”

Estas convergencias (que no identidades) nos obligan a admitir que los insectos y los hombres, representan el término de 2 vías según mediante las que se ha efectuado la evolución:

–       Las sociedades de insectos se basan en lo automático y lo orgánico.

–       Las de los vertebrados están basadas en lo psíquico”.

Sin embargo, esta clase de instinto social de los insectos, no se presenta de la misma manera en las sociedades de animales vertebrados. Por ejemplo, los monos desarrollados están orientados a la sociabilidad pero sus sociedades no están tan rígidamente estructuradas y los individuos mantienen márgenes de independencia y libertad.

Así, entre los primates la jerarquía social y las situaciones de dominación, no vienen determinadas por rasgos morfológicos diferenciados heredados, sino que se producen entre individuos iguales, en procesos de afirmación en los que influyen: Los rasgos propios del individuo, (su fuerza, su agresividad, etc) y la experiencia social del grupo.

Refiriéndose en concreto a los últimos estudios sobre babuinos, WASHBURN y DEVORE han subrayado, tanto su fuerte motivación social como el carácter marcadamente adaptativo de la forma de vida grupal, y dirán: “La tribu comparte una considerable tradición social… Contemplando el hecho en el contexto de la evolución parece claro que, a la larga, sólo han sobrevivido los babuinos socializados”.

La vida en este tipo de comunidades, incluso con sus reglas de adaptación y selección, ha ido determinando la desaparición de los animales menos gregarios, al tiempo que se han ido reforzando todos los factores que potenciaban el aprendizaje y la misma práctica de la sociabilidad.

Intentado reflejar la complejidad de estas sociedades, MELOTTI ha distinguido entre siete grados de vida social y cuatro tipos de sociedades de primates.

Las 7 formas de vida social son:

 

  1. El grupo materno.
  2. El grupo biparental.
  3. El grupo promiscuo simple.
  4. El grupo múltiple monomasculino.
  5. El grupo complejo coactivo.
  6. El grupo plurimasculino ordenado por edad.
  7. El grupo complejo abierto.

 

Los 4 tipos de sociedades son:

–       Las sociedades de los primates arborícolas del bosque.

–       Las de los primates terrícolas de la sabana.

–       Las de los primates terrícolas de las zonas áridas.

–       Los grandes atropoides, gorilas y chimpancés, que son las más evolucionadas.

En su conjunto, las observaciones registradas en numerosos estudios sobre las sociedades de monos permiten establecer algunos rasgos comunes a casi todas ellas:

  • la existencia de territorialidad. Cada sociedad se desarrolla en ámbitos geográficos concretos que defienden contra los intrusos, influye en la estructura de dominación interna del grupo, y actúan como mecanismos autorreguladores en la dimensionalización del grupo.
  • Se ha identificado un rasgo de autorregulación demográfica que se plasma en el mantenimiento de las dimensiones del grupo.
  • En estas sociedades existe una clara diferenciación de lazos sociales y de estructuras de dependencia que reflejan la complejidad de sus sistemas sociales.
  • A esto debemos añadir la existencia de una cierta diferenciación de papeles por sexo y edad, e incluso por función.

Con todo ello, podemos tener una imagen bastante completa de la complejidad de los sistemas sociales existentes en las comunidades de primates.

Finalmente, un último bloque de cuestiones relacionadas con las sociedades de primates nos conduce a algunos aspectos cruciales del debate sobre el continuum de la naturaleza de lo social. Estas cuestiones hacen referencia a:

–       La naturaleza de los sistemas de comunicación entre los primates.

–       La fabricación y utilización de utensilios.

–       Las características de las protoculturas de los primates y a la manera en que se produce la innovación cultural.

Pero debemos retomar el punto inicial de nuestra exposición para preguntarnos nuevamente sobre cuáles son los principales rasgos diferenciadores entre las sociedades de primates y la de los insectos.

En las sociedades de primates lo social tiene un carácter menos rígido y mecánico y el margen de autonomía para las manifestaciones individuales es bastante considerable.

En estas sociedades hay un tipo de tensiones de competencia y confrontación que no son posibles sino a partir de un cierto desarrollo de los sentimientos de individualidad.

Por otra parte, en las sociedades de primates hay un considerable grado de dinamismo interno e incluso de aparente desorden,  que contrasta con las características de termitero o de hormiguero.

Como ha señalado EDGAR MORIN: “La complejidad aparece en esta combinación individuos/sociedad acompañada de desórdenes e incertidumbres y se conforma a partir de la permanente ambigüedad de su complementariedad, de su competitividad y en el límite de su antagonismo”.

La manera en que esta peculiar conformación social puede influir en las propias posibilidades dinámicas de innovación y cambio revista una importancia indudable.

MORIN subrayará:

  • “El desorden (conductas aleatorias, conflictos) es ambiguo, pues de una parte es uno de los componentes del orden social (diversidad, complejidad), mientras que de otra sigue comportándose estrictamente como desorden, es decir, como amenaza de desintegración”.
  • “El desorden se ve constantemente: absorbido por la organización, recuperado y metamorfoseado en su contrario (jerarquía), expulsado al exterior (desviados) o mantenido en la periferia (bandas marginales de jóvenes)”.
  • “El desorden renace sin cesar y lo mismo hace por su parte el orden social. Aquí es donde aparece la lógica, el secreto de la complejidad y el sentido profundo del término auto-organización: Una sociedad se autoproduce sin cesar porque constantemente se está auto-destruyendo”.

Uno de los principales efectos de esta combinación de elementos de organización y conformación social, por un lado, y de desorden y de cierta autonomía y libertad individual, por otro, es que ofrece la posibilidad de cambio e innovación social.

 

 

4.- LOS ORÍGENES DE LA SOCIEDAD HUMANA (importante)

 

La sociabilidad humana se ha definido a partir de las diferencias con el componente social de los animales.

WOSSNER define el campo de lo social humano a partir de varios puntos que, en su opinión, constituyen los verdaderos elementos diferenciadores, entre los que destacan:

  1. La superior capacidad de aprendizaje del hombre.
  2. El lenguaje como algo propio de la especie humana.
  3. El carácter no instintivo de los sentimientos humanos.
  4. La posibilidad de innovación y desviación de las pautas sociales establecidas, gracias a la libertad.
  5. El encuadramiento de la realidad humana en la “herencia cultural”, etc.

Aunque actualmente cabe preguntarse por la vigencia de estos planteamientos.

THORPE en un estudio sobre “la naturaleza animal” y “la naturaleza humana”, ha intentado profundizar en la diferenciación que las interpretaciones tradicionales establecían entre ambas realidades vivientes. “Hace 40 años, o más, psicólogos y moralistas acostumbraban a enumerar puntos en los que los animales difieren claramente del hombre. Se decía que: Los animales no pueden aprender, no pueden planear por adelantado, no pueden conceptualizar, etc”.

El mismo THORPE se encargará de proporcionar argumentos y datos que demuestran la inexactitud de muchas de estas concepciones. Actualmente, incluso se cuestiona la vieja concepción de la inteligencia como una barrera diferenciadora verdaderamente cualitativa.

Aunque, a un nivel general, aún son muchos los interrogantes que se pueden plantear, por ejemplo:

–       Sobre el verdadero significado de la libertad humana.

–       Sobre la naturaleza de los sentimientos religiosos en el hombre.

–       Sobre las capacidades y cualidades artísticas.

–       Y sobre cómo es posible llenar las lagunas que aún existen para un conocimiento exacto de todas las etapas del proceso de hominización.

Pero, ¿hasta dónde se puede llevar la analogía etológica entre las sociedades humanas y las más desarrolladas de primates?

Generalmente, la tendencia de sociólogos y antropólogos ha sido la de establecer una clara barrera diferenciadora en torno al mismo concepto de cultura. La capacidad de tener, hacer y transmitir la cultura viene a ser considerada como el verdadero rasgo diferenciados entre las sociedades humanas y las de animales.

El área de interrogantes se desplaza, entonces, al campo de la indagación sobre el tiempo y la manera en que surgen las culturas humanas. Un triple orden de cuestiones aparecen entonces asociadas:

–       La hipótesis sobre la influencia cooperativa de la caza.

–       Los orígenes de la producción social de útiles, armas y herramientas.

–       El papel específico del lenguaje humano.

Así planteadas las cosas, lo que permanece vigente es la interrogación más general sobre las posibles líneas de continuidad en la evolución entre las sociedades animales y las humanas.

En este sentido, JOHN TYLER BONNER ha manifestado su convicción: “Creo que todos los cambios evolutivos fueron relativamente graduales y que podemos encontrar la simiente de la cultura humana en los primeros pasos de la evolución biológica”.

Para algunos analistas la continuidad de este proceso socio-cultural es una posibilidad que descansa en ciertos paralelismos importantes. Por ejemplo, BARTON SCHWARTZ y ROBERT EWALD situarán estos paralelismos en los siguientes polos:

–       La habilidad de los primates para manipular objetos y herramientas proporciona las bases para la emergencia del uso humano de herramientas.

–       La capacidad de los primates para comunicarse mediante el empleo de sistemas de llamada ha sido la precondición para el desarrollo del lenguaje.

–       La capacidad de los primates para implicarse en acciones concretas proporciona las bases biológicas para la aparición de la cooperación.

Pero el proceso de evolución acaba, generalmente, presentándose con una profunda quebradura, que marca una especie de “frontera en el vacío”, a partir de la cual se sitúa la aparición de la realidad socio-cultural de lo humano.

Un buen número de antropólogos suele coincidir en situar el elemento decisivo de la aparición del homo sapiens en asociación con la aparición y desarrollo del lenguaje verbal.

Por otra parte, numerosos lingüistas han venido insistiendo en las diferencias del lenguaje humano con cualquier forma de comunicación animal: “Mientras la comunicación de los animales se funda en signos que son ante todo señales acerca de sus estados individuales, sus necesidades o sus relaciones con otros individuos de su especie, la comunicación humana se basa primordialmente en signos que hacen referencia a cosas”.

Pero esta diferenciación deja en el aire importantes interrogantes sobre la manera en que se ha llegado a tal tipo de diferenciación.

Los estudios de los etólogos nos están proporcionando nuevos tipos de informaciones sobre la complejidad y la riqueza de los sistemas de comunicación del mundo animal.

Esto nos obliga a abrir nuevos interrogantes sobre la verdadera profundidad de las líneas de ruptura que suelen establecerse entre los sistemas de comunicación de los distintos seres vivos.

La observación sistemática de las comunidades de monos, por ejemplo, demuestra que algunos de estos primates son sumamente expresivos y comunicativos con gestos, caricias, llamadas, actitudes, etc.

Sin embargo, en lo que casi todos los analistas coinciden es en que mientras que los monos tienen un sistema de comunicación complejo y sofisticado para expresar su propio estado emocional, en cambio apenas tienen capacidad de comunicación  en todo lo que se refiere a su entorno físico.

La importancia con que se ha destacado este tema en algunos debates ha dado lugar a que sean varios los investigadores que han intentado la experiencia de enseñar a hablar a chimpancés y gorilas.

Un aspecto destacado de estas experiencias es la constatación de la capacidad de estos animales incluso para inventar nuevos términos a partir de la combinación de los ya enseñados.

Si a todas estas experiencias unimos todas aquellas realizadas con chimpancés para probar su capacidad de dar respuestas innovadoras ante ciertas dificultades y para emplear útiles, e incluso fabricarlos, nos acabaremos formando una idea más exacta sobre las diferencias y similitudes entre los hombres actuales y algunos de los monos más inteligentes.

A la luz de todos estos datos, si las comparaciones las situamos entre las sociedades más desarrolladas de los simios actuales y entre las sociedades más primitivas de los humanos contemporáneos, entonces resultará más claro que las lagunas en el proceso de evolución socio – cultural quedan situadas en unos términos que distan bastante de poder ser presentados como verdaderas “simas insalvables”.

En definitiva, podemos acabar concluyendo, con MOSCOVICI, que de la misma manera que ya estamos “acostumbrados a la idea de que nuestra fisiología, nuestra anatomía, desciende de la de los primates, debemos aun hacernos a la idea de que sucede lo mismo con nuestro cuerpo social”.

 

 

 

 

 

 

Anuncios