LA DINÁMICA DE GÉNERO OCCIDENTAL Raúl Rivas Castizo

PREC   de Raúl Rivas Castizo                                                                                    ABRIL    2012

Ensayo sobre GÉNERO;

LA DINÁMICA DE GÉNERO OCCIDENTAL

Introducción

El Género, es un término multidimensional, que abarca el sexo biológico y psicológico en los ámbitos personales y sociales, es decir,  la identidad de género, el rol de género asumido, la orientación sexual, las relaciones sexuales, el erotismo y la reproducción.

El paradigma de “Género” occidental desde sus inicios, está en constante evolución, adaptándose a los usos y costumbres de la sociedad.

A medida que se han ido descubriendo las diversas formas, que toman los humanos, para diferenciarse o interaccionar sexualmente y han ido cambiando los paradigmas científicos, se ha ensanchado el margen de tolerancia social acerca de la diversidad de género y parece que la tendencia continuará al ritmo de evolución de los conocimientos científicos y de la tolerancia y el respeto social.

Podemos realizar tal afirmación que demostraremos haciendo un somero repaso del paradigma de sexualidad a través de la historia científica sobre sexualidad, del que derivara el paradigma actual de Género.

La evolución a través de la historia del paradigma sexualidad-Género.

Es preciso tener en cuenta el fondo social y filosófico en que se gestan las concepciones científicas de los autores que trataremos.  Aunque en la Grecia antigua, la mujer parece haber gozado de mayor importancia; la mujer ateniense de la época clásica es un ser inferior, sin derecho a la ciudadanía, relegada al gineceo como esposa y madre de futuros ciudadanos, o concubina del señor del oikos; amante culta de lujo en el caso de las hetairas, o simple esclava o prostituta. Los pensadores y literatos griegos la suponen débil, inclinada a la bebida y al desenfreno sexual. La diferenciación sexual queda explicada en el mito griego de la creación de la primera mujer, Pandora, recogido por Hesíodo, quien presenta a la humanidad como formada originariamente por un solo sexo, el masculino.

El paradigma de sexualidad se puede rastrear en los presocráticos de la antigua Grecia, desde la filosofía y la medicina. Los pitagóricos ligaban lo masculino con la derecha,  lo bueno, lo caliente, lo limitado, y la unidad, entre otras cosas; y lo femenino con lo izquierdo, lo malo, lo frío, lo ilimitado y la pluralidad.

Para los presocráticos, la mayor diferencia entre la naturaleza de los hombres y las mujeres era la diferencia de calor de sus cuerpos, y la principal evidencia empírica para probarlo era la sangre menstrual.

La diferencia de calor como causa de la diferencia sexual será fundamental en Aristóteles, dando por supuesta la mayor fragilidad y debilidad de la mujer. “¿Por qué los cuerpos femeninos están marcados por lo pequeño y lo endeble? Por una falta de calor vital que entraña una debilidad del metabolismo, de la cocción, como dice Aristóteles, lo que explica al mismo tiempo el flujo de las reglas.[i]

En su tratado sobre los animales Aristóteles se refiere ampliamente al cuerpo femenino. Este cuerpo, dotado de un cerebro más pequeño que el del hombre,

está inacabado como el de un niño y carece de semen como el de un hombre estéril. Enfermo por naturaleza, se constituye más lentamente en la matriz, a causa de su debilidad térmica, pero envejece más rápidamente porque “todo lo que es pequeño llega más rápido a su fin, tanto en las obras artificiales como en los organismos naturales”. Todo esto, “porque las hembras son por naturaleza más débiles y más frías, y hay que considerar su naturaleza como un defecto natural”[ii]

Este pensamiento androcentrista, fue compartido por Hipócrates  y más tarde por Galeni Galeno, que incorporaron y profundizaron en ideas y categorías desarrolladas por la filosofía presocrática que, a su vez, eran deudoras del pensamiento mitológico y de la situación social de las mujeres en Grecia.   Filosofía y ciencia son, pues, difícilmente inteligibles sin referencia a la concepción de lo femenino y lo masculino dominante en la sociedad y cultura griegas, que aunque las prácticas homosexuales eran socialmente permitidas como podemos encontrar en las obras de Heródoto, Historias, 1.135; o Platón, Fedro, 227a.

En la tradición judeocristiana y en los mitos de creación de otras muchas culturas, el hombre también aparece antes que la mujer, y ésta procede posteriormente del cuerpo masculino, lo que significa que comparte el origen con el hombre, pero está subordinada a él.

Jackob Bachofen en 1861 , basándose en la mitología y en el derecho clásicos, sostiene la existencia de un matriarcado o ginecocracia y lo sitúa en un estadio de evolución humana anterior al patriarcado. Según el estudioso suizo, este matriarcado primitivo “se marchitó con el victorioso desarrollo” del patriarcado (BACHOFEN, 1988:55)⁵;

Desde la filosofía marxista, Federico Engels reconoció la igualdad de sexos y creó las bases donde más tarde se asentó el feminismo: “El primer antagonismo de clases de la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre hombre y mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por otra, con la del sexo femenino por el masculino”.

Podemos rastrear los orígenes del paradigma de género, a partir de la obra de Otto Weininger⁴, Donde el autor expone bajo la dicotomía hombre-mujer dos espacios diferenciados, el sexo biológico y el rol social sexual o en palabras del autor: Carácter sexual masculino-femenino.

Aunque más tarde Sigmund Freud, determinista biológico debido a su formación medica, opinaría que el hecho de nacer con una anatomía de las dos posibles, determinará no sólo que se tengan experiencias diferentes, sino también, formas de pensar definidas en función del sexo biológico.  Freud y la envidia de pene y el complejo de edipo, relegaban a la mujer al igual que los griegos a un papel secundario, así como Freud llama “perversión” a la homosexualidad, en su obra Tres ensayos para una teoría sexual (de 1905). Para Freud la construcción de género  es un hecho psicológico y social y sólo admite dos opuestos, hombre y mujer.

Margaret Mead, en su obra, Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas (1935), pondrá el énfasis en la igualdad entre sexos, en un momento histórico complicado por las tensas relaciones internacionales debido al auge de Hitler.  “Los datos que hemos reunido nos indican que la mayoría de los rasgos de personalidad que en occidente consideramos masculinos o femeninos, están unidos al sexo biológico de modo tal laxo como lo pueden estar la vestimenta, los modales o el peinado asignado a cada sexo, según la sociedad y la época. No tiene  sentido acudir a otros factores (la dieta, la raza o la selección natural) para explicar estas diferencias, de modo que nos vemos obligados a concluir que la naturaleza humana es increíblemente moldeable y se conforma de modos muy diferentes dependiendo de las condiciones culturales vigentes” concluiría Margaret Mead.

Mas tarde, Simone de Beauvoir afirmara “no se nace mujer, se llega a serlo”⁵, donde crítica las teórias de Freud por incompletas y “falocentrismo” y por olvidar la parte social de la construcción de género.  La teoría principal que sostiene Beauvoir es que “la mujer”, o más exactamente lo que entendemos por mujer, es un producto cultural que se ha construido socialmente.

Seis años más tarde, John Money,  psicólogo y médico neozelandés especializado en sexología residente en Estados Unidos; acuñaría el término “rol de género” en un boletín del universitario Hopkins Hospital que publicaría en 1955; Money es el padre del concepto género, a él se deben las investigaciones sobre “identidad de género y rol de género”. En su libro “Gay, Straight and In-Between: The Sexology of Erotic Orientation;” Money establece una dicotomía entre naturaleza contra cultura, entre lo innato contra lo adquirido, entre lo biológico contra lo social y psicológico contra fisiológico. La teoría de Money, se puede definir como  constructivista social fuerte en contraposición del determinismo biológico.

A partir de su experiencia clínica con personas transexuales, Robert Stoller (1968) estableció en Sex and Gender la distinción entre sexo anatómico y fisiológico –ser varón o mujer- e identidad de género: la combinación de masculinidad y feminidad de un individuo derivada fundamentalmente de las actitudes maternales desarrolladas durante la infancia. El transexualismo representaba un conflicto entre la identidad de género y el sexo asignado, acompañado de un deseo irreversible por pertenecer al sexo opuesto. Cuando los avances en cirugía y endocrinología convirtieron el cambio de sexo anatómico en una posibilidad, Stoller creó un protocolo que establecía como paso obligado para la reasignación sexual el diagnóstico del “verdadero transexual”.

La influencia del protocolo de Stoller sigue vigente hoy en día. El tránsito sexual requiere que la persona trans demuestre a un experto su verdadero género pasando por una etiqueta de “desorden mental”. La identidad de género masculina o femenina se convierte así en una sustancia cuya naturaleza debe pasar por el peritaje de un “notario” en géneros –el psicólogo o el psiquiatra- que debe emitir un informe favorable. Lo paradójico del tema es que la persona trans para operarse de genitales –requisito imprescindible hoy día en el Estado Español para la reasignación sexual oficial-² tiene que pasar por un diagnóstico negativo de trastorno mental como condición necesaria para que se le diagnostique con otra etiqueta psicopatológica llamada “disforia de género”, o más recientemente “trastorno de la identidad sexual”

 

Bibliografía.

2. (“HEMAPRODITISM: Recomendations concerning assignement of sex, change sex, and psychologic management” Hopkins Hospital 97:284-300)


[i] Aristóteles; Metafísica.

[ii] Idem.

3 David Hernández de la Fuente (2011). Vidas de Pitágoras

4 (Sexo y Carácter 1903)

5 Simone de Beauvoir el segundo sexo(1949: 13)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s